CARQUINYOLIS: O DE COMO SE RODÓ "MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS"

Whole kitchen, en su Propuesta Dulce para el mes de Octubre nos invita a preparar un clásico de la repostería italiana los Biscottis.


Biscotti en Italia (o también llamados cantuccini), carquinyolis en Cataluña o rosignoles en Valencia... depende de dónde vivas, los llamarás de una manera u otra.

Originalmente, se trataba de una masa de harina, azúcar, huevo y almendra, sin ningún tipo de grasa ni leche, aunque en algunas ocasiones se encuentran recetas con mantequilla.

Se suele servir con un vino dulce y se moja en el mismo, antes de llevarlo a la boca. Yo los he servido con un vino dulce, típico de mi tierra, un Garnatxa de l'Empordà... uhmmmm




Sí, sí... ya sé que muchos de vosotros os estaréis preguntado por el título de esta entrada... y no, no me he vuelto loca, aunque ha faltado poco... eh??


Seguro que muchos de vosotros recordará un programa que presentaba Jordi Hurtado, allá por el año 1985 (cachis!! ya habéis adivinado que nací mucho antes de ese año... ) y que se titulaba: "Si lo sé no vengo".... pues bien, eso es lo que he pensado esta mañana mientras estaba haciendo esta receta.


Os cuento:


10.00 h. Me despierto con una sonrisa en los labios...hoy es domingo, estoy feliz, los pajaritos cantan...ah, no, quién canta es mi nene: "Estrellita del lugar, lalala"... le doy un codazo a mi maridito y le digo: "Nene, levántate que hay que dar de comer al canario", jajaja


10.30 h. Después del desayuno me dispongo a hacer mis carquinyolis... hoy toca comida en casa de mis padres y así los llevaré para después de comer... nada más bonito que engordar juntos en familia...


11.00 h. Ya sólo me falta el último paso, antes de hornear por primera vez... "Por favor Álex, sal de la cocina y...no, no toques el horno que quema muchoooo"... ¡¡Merde!! (en francés queda mucho más fino) digo mirando el cuenco con las almendras partidas, las perlas de chocolate y unas pocas guindas troceadas...ya se me olvidó  agregarlas en el último paso para "integrarlas uniformemente".... Bueno, bueno, tranquilidad... no pasa nada...


11.30 h. Estoy intentado despegar la masa de los dichosos carquinyolis de la encimera de la cocina... y mira que he espolvoreado medio kilo de harina en ella... y ni con esas... "Cariñoooo, ¿¿¿dónde tienes la espátula esa para rascar el cemento???....


12.00 h. Intento trasladar la mitad de la masa (la otra se ha quedado pegada en mi encimera...¡¡qué haría sin  mi KH7!!) a la bandeja del horno y ya pensando en poner un comentario en la web de Whole kitchen dicendo: "Queridas moderadoras, siento comunicarles que, si saben contar...esta vez, no cuenten conmigo..."


12.15 h. A ver, que no cunda el pánico, parece que la masa por fin parece tener algo de forma...aunque no precisamente de nada demasiado apetecible, todo hay que decirlo... pero en fin, vamos a darle el beneficio de la duda...Venga, le voy a hacer una fotito por si acaso...

12.45 h. Bueno, una vez horneado no tiene tan mala pinta...además la casa huele de maravilla...ayyy, mujer de poca fe...

13.00 h. Vaaaaale, cortarlos tampoco ha sido tan difícil...Ya voy cantando por la casa...."Este partido, lo vamos a ganar, oeoeoe"


13.30 h. Al final hasta han quedado bonitos, jajaja...Ya se me pasó el disgusto...La fotito rápida de turno y....zumbando para casa de mis padres... Hoy, como cada domingo, llegamos tarde para comer...pero esta vez, lo compenso, jejeje
 
INGREDIENTES PARA RECETA BASE:


260 gr. de harina
150 gr. de azúcar blanco
3 huevos
145 gr. de almendras, tostadas y picadas gruesas.
5 gr. de levadura en polvo (yo le he echado medio sobre)
1 pizca de sal
1 cdta. de extracto de vainilla


Podemos añadir cualquier otro fruto seco a la masa, como nueces, piñones, avellanas, así como fruta escarchada, ralladura de limón o naranja, etc..
Yo he optado por añadir a la receta base, unas perlas de chocolate y unas guindas troceadas.


PREPARACIÓN:


Encendemos nuestro horno y lo precalentamos a 180º.


En una bandeja de hornear extendemos las almendras, la introducimos en el horno, y las dejamos hornear durante unos 8-10 minutos, hasta que se doren ligeramente. Las retiramos del horno, las dejamos enfriar y luego las cortamos en trozos gruesos. Reservamos.


En un bol batimos ligeramente los huevos junto con los extractos y reservamos.


En el cuenco de nuestra batidora eléctrica  combinamos el azúcar, la harina, la levadura y la sal, sólo unos segundos, seguidamente añadimos la mezcla de huevos poco a poco, y batimos hasta conseguir una masa más firme. Agregamos las almendras, mezclamos hasta integrarlas uniformemente. (En Thermomix, todo el rato a velocidad 5, pasados unos segundos, sin parar la máquina, añadimos la mezcla de los huevos poco a poco por el bocal, agregamos las almendras y los ingredientes extras que quieras poner y dejamos mezclando unos segundos más)


Pasamos la masa a una superficie harinada (es una masa muy pegajosa....¡¡¡ y qué lo digan!!!!) y le damos forma rectangular a modo de rollo, luego podemos optar por dejarla de una sola pieza, nos quedarán más grandes o dividirla en dos.


Una vez dividida, la pasamos a la bandeja donde la vayamos a hornear y la introducimos en el horno durante unos 30 minutos, o hasta que veamos que está firme al tacto y ligeramente dorado.


Sacamos la masa del horno, lo dejamos enfriar ligeramente durante unos 10 minutos. Lo cortamos en rodajas de unos 2 cm, lo volvemos a poner sobre la bandeja de hornear de forma organizada, lo introducimos nuevamente en el horno durante 10 minutos, pasado este tiempo, lo sacamos, le damos la vuelta a las piezas y lo volvemos a introducir otros 10 minutos más.


Lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.


Se conservan estupendamente sobre un recipiente hermético.




Y por último, decirte que, si me has leído hasta aquí... te mereces un monumento en la Plaza Mayor de tu ciudad y/o pueblo... Dime dónde es, que yo mando la instancia a tu Ayuntamiento, jajaja

Comentarios

  1. Hola Mabel!!!
    Me encanta tu descripción paso a paso de tu domingo de Biscottis...... aparte se ven DELCIIOSOS!!!
    felicidades por tan buen humor!!

    Besos desde México.
    GarEli

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja MABEL! Lo que me he podido reir leyendo tu domingo!!!! Sin conocerte, ya te estaba imaginando!!!!!
    Los biscottis tienen una pinta deliciosa!!! Vamos, que si ves que te falta alguno, me los he llevado para desayunar!!!

    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  3. jejeje, me estresé solo con leerte!! aiss que reconozco esos domingos, son un poco como los míos jajaja.

    La receta no la he probado nunca, y ya va siendo hora, me gusta la idea de las perlas de choco !
    besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu historia Mabel, a mí me pasan estas cosas muchas veces!!a mí los biscotti me quedaron muy buenos pero no hubo manera de que me subiera lo suficiente la masa como para darle buena forma....
    Te han quedado estupendos! menos mal que no tiraste la toalla!!
    Mil Besos

    ResponderEliminar
  5. Es verdad todo lo que ha puesto Mabel! yo me he sentido muy parecido. Lo de repartir la masa esa en dos ha sido un "como que no" y la mia por lo menos se ha quedado en una sola mole informe.

    ResponderEliminar
  6. Que risa!!!! Ha sido leerte y sentirme identificada jejejeje..... Mira que me ha pasado de veces y siempre cuando hay alguien esperandote. Dichosa ley de Murphy.....
    Els carquinyolis se ven deliciosos.

    ResponderEliminar
  7. Me estoy partiendo de risa con tu historia, juasjuasjuas.... Pero me siento identificada: parece que, cuanto más necesidad tenemos de "quedar bien" al preparar alguna cosa, más la fastidiamos "con jota", jajaja.
    Me has recordado a mi historia de la tarta fondant.
    Pero, vamos, que porque lo has dicho tú, pero esos carquinyolis se ven PERFECTÍSIMOS. Vamos, que si me quiere mandar un paquetito, aquí estoy yo encantada de recibirlo...
    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. Mabel, genial tu dia desgranado poco a poco!!!
    Mehe reido especialmente con lo de la masa pegada a la encimera, a mi no se me pegó porque la arroje directamente sobre la bandeja de horno, pero despegarla de mis manos
    fue otra cosa!!!, tambien cuando vi esa cosa informe antes de hornearla dude que saliese algo bueno de eso, encima la mía era verde!!!, pero al final me ha gustado tanto la tecnica, que ya estoy maquinando más!!!
    MIL BESOS PRECIOSA!!!!

    ResponderEliminar
  9. Jajajaj...
    Yo creo que todas hemos tenido el mismo problema...:P:P

    El resuktado final me encanta te han quedado fantasticas!!

    Brindemos con moscatell!!

    Salut!

    ResponderEliminar
  10. Uuuummmm! Yo quiero más! Estaba buenísimo y como ya tienes práctica, no te costará tanto!! Atrévete con otra tanda, mujer, que tú puedes!! Si es que todo lo que tocan tus manitas.... Delicioso!Por cierto, dile al canario que cambie ya el repertorio!!Un beso guapa.Majo

    ResponderEliminar
  11. Que buen rato me has hecho pasar!, jajajaja, que bueno., y encima te han quedado estupendos. Venga vamos a ver a que nos retan la próxima vez.

    Un Besazo
    Chelo

    ResponderEliminar
  12. jajaj que gracia tu Odisea... oye!!! pero almenos tuvo final feliz que si no lo cuentas nadie se entera d elo que han tenido que pasar estos Biscottis... :)

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Lo que me he podido reir! me parece que ese cuadro se ha visto en muchas casas, a mi tambien me quedo pegajoso, pero me parece que no sufrí tanto...¡¡si nos lo pagaran no lo haríamos! jajaja
    Tienen una pinta maravillosa!! :)

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena por tus biscotti y por tu lado cómico... ja ja ja... aunque estoy segura que en el momento no te haría ni pizca de gracia... ja ja ja ja... es verdad que era una masa muy pegajosa, parecía turrón de jijona mezclado con plastilina... un poti poti horrible, pero increíble de sabor (los carquinyoli, no lo otro).
    Lo dicho, que me encantan tus biscotti.
    Saludos,
    Anaïs

    ResponderEliminar
  15. Querida Mabel:mi domingo fue algo similar: 9:30 me despierto gracias a mi maridito, que no se por que razon,me dio unos toques y luego dice que el no ha sido,yo me acabo despertandome y el seguia durmiendo,hombres.... 10:00 desayunamos frente a la tele, que no se por que no hacen nada bueno y yo me estoy mirandola una 1.30h. 11:30 harta de estar en el sofa me dirijo a la ducha. 12:00 llamo a mi marido que se duche el (pero se resiste) 13:00 salimos de casa con la sonrisa puesta. 13:15 a esta hora ya estamos en posicion:sentados en unas sillas de una terraza de un bar tomandonos algo. 14:00 llegamos a casa de mi madre,dispuesta para comer,pero mabel no esta¿por que motivo,me pregunto abrumada?lego tarde como siempre pero esta vez cuando la vi aparecer con caja de metal incluida,no se pero la perdone. 15:00 nos ponemos a comer 16:00 por fin llego mi momento carquinyolis...........solo se puede decir una cosa,valio la pena que me despertara mi marido y vivir esa esperiencia....buenisimos. 18:00 me llevo un par a mi casa no sease que se gasten y no lo haga mas.que claro si le va hacer a majo tambien me puede hacer a mi, yo con un kilo me conformo. besos Mabel guapa. MAPI

    ResponderEliminar
  16. Pues las tuyas tambien tienen una pinta deliciosa!!!!!

    ResponderEliminar
  17. Menuda odisea¡¡¡ Hay veces que dan ganas de tirar la toalla, pero luego merece la pena, verdad? Sin embargo a mi la masa desde el inicio me quedo más bien seca y arenosa, la tuya parece realmente pringosilla, pero al final el resultado te ha quedado estupendo¡¡¡

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias a todas por vuestros comentarios... Si os he hecho sonreir, aunque sólo sea un segundo... ha valido la pena mi "sufrimiento biscottil", jajaja
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  19. Buenísimos y super vistosos, sí señor. Pero Madre mía que estrés para prepararlos, si casi me he puesto yo también de los nervios! Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Mabel, encara em faltava llegir el teu post, quin riure!! jaja!! M'he sentit força identificada...jo també vaig patir una mica fent els biscotti. Només et dic que vaig haber de trure del forn una de les dues masses que vaig preparar perquè s'estava expandint massa i es començava a juntar amb l'altra!!
    T'han quedat fantàstics!! :)

    ResponderEliminar
  21. ¡Lo que me he llegado a reir con tu entrada! jajajajajja! Me alegro que finalmente todo acabara perfecto. Tienen una pinta genial. Un saludo!

    ResponderEliminar
  22. Pues si tienes que volver a sufrir así, para que te salga todo tan bien... Adelante!!!! Te quedaron riquísimos (y mira que yo no soy muy fan), tan buenos, que seguramente los prepararé para la siguiente cena con la family . Yo también me he sentido identificada...bueno me siento ahora mismo: tantos nervios con tanto trabajo!!!!!! je,je. Besitos Guapa!!

    ResponderEliminar
  23. Jeje, a mi el monumento no me hace falta me conformo con dos de esos (cómo se llamen).
    Un besito y sigue así

    ResponderEliminar
  24. te han quedado estupendos, menuda entrada más bonita y bien detallada, tenian qeu estar muy buenos.
    besos guapa

    ResponderEliminar
  25. Verdaderamente me he reido mucho, demás de buena cocinera eres una escritora de comedia de diez.
    Felicidades por tu historia y por el resultado.
    Un beso desde México

    Ximena

    ResponderEliminar
  26. Bueno, pues ya ves que al final tuviste la recompensa de que salieron fenomenal. Te imaginas despues de tanto sufrir que encima se te quemaran?ja,ja
    un biquiño

    ResponderEliminar
  27. Muchísimas gracias a todas por vuestros comentarios... me alegro haberos hecho reir, aunque lo mejor de todo es que... NO EXAGERÉ EN NADA!!!
    Recibid un besazo enorme. Muakssssss!!!

    ResponderEliminar
  28. Me he sentido totalmente identificada contigo. Solamente los habia hecho una vez las navidades pasadas y cuando los repeti esta vez no recordaba la masa tan pegajosa y tan dificil de manejar!. Menos mal que al final salieron buenos.

    ResponderEliminar
  29. Me gusta como cuentas las cosas, narrando paso a paso de tu domingo de Biscotti...
    Te quedaron chulisimos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  30. jajaja! qué graciosa tu entrada! ¿a quien no le ha pasado esto alguna vez?
    A mi desde luego muchas! Hay momentos de desesperación únicos, es cierto! Eso si, cuando al final todo se arregla, las cosas saben mucho mejor, verdad?

    Un saludo, me gusta mucho tu versión!

    natalia

    ResponderEliminar
  31. Que bueno Mabel, te he imaginado en la cocina con el pañuelo de cuatro puntas de albañil y yespatula en mano....me encantan los cantuccini, yo los conoci asi, y la primera vez que los hice, pense que la señora que me habia dado la receta (mi madre adoptiva en intercambio a Italia) me habia engañado....pero luego cuando salen del horno sorprenden....
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Que ricos, me encantan los carquiñolis !!! Con tu permiso me llevo unos poquitos y la receta, porqué se ven geniales.
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En estos tiempos que vivimos de prisas y estrés, agradezco de todo corazón que te tomes el tiempo y la molestia de escribirme un comentario. Un millón de gracias. ¡¡Muaaaacccc!!
También os informo de que, lamentablemente, por falta de tiempo, este blog NO SEGUIRÁ CADENAS DE PREMIOS ni similares, aunque os estoy muy agradecida si alguno de vosotros ha pensado en mí para tal concesión.

Entradas populares