Blogging tips

jueves, 22 de septiembre de 2016

TRES DESAYUNOS RICOS, SANOS Y FÁCILES CON AVENA

Hola a todo el mundo!!! Después de unos meses desaparecida, hoy por fin vuelvo con muchas ganas y fuerzas renovadas. Si me seguís por Facebook, sabréis que el motivo principal de mi ausencia fue por culpa de mi cámara de fotos... sí, sí, echadle toda la culpa a ella que se atrevió a romperse, justo cuando estaba en medio de una receta fantástica que nunca salió a la luz, aunque prometo que algún día lo hará. Claro que mi falta de tiempo y el verano de por medio, tampoco contribuyeron a que volviera antes, pero ahora sí que sí, ya estoy aquí... y amenazo con quedarme, jeje.

Para comenzar con buen pie, hoy os traigo tres fantásticos desayunos con avena que no solamente están deliciosos, son facilísimos de hacer y muy saludables, lo que nos ayudará a controlar esos kilos de más que nos suele dejar el verano a la mayoría... aunque sé de alguna que dice que adelgaza en verano, ya os digo yo que no es mi caso... y el vuestro??




Comenzamos con mi desayuno estrella desde hace dos veranos. Se trata de una avena reposada con manzana y canela que es absolutamente deliciosa. El motivo de llamarse reposada es porque la deberemos preparar la noche anterior para que repose hasta la mañana siguiente en la nevera, lo que hará que no sea necesaria la cocción de la avena. 

Ideal para épocas que hace calor, porque la puedes comer recién sacada de la nevera y para perezosos que desean dormir 10 minutos más. 


AVENA REPOSADA CON MANZANA Y CANELA

 

3 cucharadas soperas de avena
1 yogur natural (en mi caso desnatado)
125 ml de leche (puede ser vegetal)
Endulzante favorito (azúcar moreno, sirope de agave...)
Canela molida (a gusto)
1 manzana


PREPARACIÓN
Cómo os he dicho antes, esta receta lleva el adjetivo de reposada porque necesita estar toda la noche en la nevera para que la avena se hidrate, por lo que deberemos prepararla la víspera. 
Esta receta la suelo preparar en un bol, aunque reconozco que para el postureo de la foto queda muy bien en esta copa-tarro, vosotros decidís dónde prepararla.
Tan fácil como poner todos los ingredientes en un bol o tarro y mezclar (por supuesto, sobra decir que la manzana tendrá que estar cortada en trozos). Lo tapamos y dejamos reposar toda la noche en la nevera.
****


El siguiente desayuno es un poquito más laborioso, pero os prometo que no mucho más. Se trata de una riquísima avena con chocolate y frutos rojos que hará la delicia de los más golosos. Además os voy a enseñar a prepararla de dos maneras, para que nadie tenga excusa.

Ideal para cuando nos apetezca darnos un lujo en el desayuno, sin renunciar a comer sano.


AVENA CON CHOCOLATE Y FRUTOS ROJOS


3 cucharadas de avena
1 vaso de leche (más o menos el doble de líquido que de cereal)
1 cucharada de cacao en polvo (sin azúcar)
Frutos rojos (a tu elección)
Frutos secos (a tu elección)
Endulzante favorito (azúcar moreno, sirope de agave...)


PREPARACIÓN
En un cazo ponemos la avena y la leche y lo cocemos unos 10 minutos mientras vamos removiendo. Añadimos el cacao y dejamos un minuto más hasta que tenga la consistencia de una papilla.
Otra opción, confieso que es como lo hice yo esta vez y quedó genial, es poner la leche y la avena en un bol apto para el microondas, cocemos de 2 a 3 minutos (vamos controlando), añadimos el cacao, removemos y dejamos un minuto más.
Añadimos el endulzante elegido, yo sirope de agave, las fresas, los frutos rojos y los frutos secos elegidos.

****

He dejado para el final estas galletas de avena, plátano y coco que me han dejado flipando por lo ricas y fáciles que son. Además son sanas y nos ayudan con la operación bikini 2017 (jeje), así que ya estáis tardando en hacerlas.

Ideal para los amantes del plátano y del coco, pues sus dos sabores son los que más predominan. Se pueden conservar unos días dentro de una caja metálica u otro tipo de recipiente que para guardar galletas.

GALLETAS DE AVENA, PLÁTANO Y COCO


1 vaso de avena
1 vaso de coco rallado
2 plátanos (que no estén verdes)
1 cucharada de azúcar moreno (o endulzante favorito)
Opcional: pepitas de chocolate negro


PREPARACIÓN
Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo.
En un plato machacamos con un tenedor los plátanos. Nos debe salir la cantidad de un vaso de plátano machacado. En un bol ponemos el plátano, el coco rallado, la avena, las pepitas de chocolate y el azúcar y mezclamos todo junto. Al final amasamos un poco con las manos.
Con una cuchara (yo he utilizado una de servir helados) vamos haciendo bolas con la masa y la vamos colocando en la bandeja de horno con papel de hornear.
Aplastamos para darles forma a las galletas, yo he utilizado un vaso, y si es necesario retocamos los bordes un poco con los dedos.
Horneamos a 180ºC de 15 a 20 minutos o hasta que estén doradas.
Otra opción es, una vez frías, bañarlas con chocolate fundido y no poner las pepitas en la masa.

Fuente: Monstruorecetas





lunes, 14 de marzo de 2016

BRAZO DE PIQUILLOS RELLENO DE BRANDADA DE BACALAO con cebolla caramelizada

Se acerca Semana Santa y uno de los protagonistas de nuestras mesas es el bacalao. Aunque es un pescado que me gusta bastante, me he dado cuenta que apenas tengo recetas en el blog. En realidad, la única que tengo publicada es la que solemos comer más habitualmente en casa: Bacalao gratinado con allioli a la miel, muy sencilla y riquísima, la favorita de mi marido. Hoy os traigo otra receta con bacalao también muy facilita, aunque un poco más laboriosa. Para presentar en la mesa en un día de fiesta y dejar a los invitados con la boca abierta.


La idea me surgió ya hace tiempo, hablando con una de las mamás del cole de mi hijo. Había preparado un brazo con un bizcocho de piquillos y lo iba a llevar a una cena en casa de una amiga. No recuerdo de qué estaba relleno el suyo, creo que era con queso, pero mi mente enseguida asoció los piquillos con el bacalao, y de ahí nació esta receta. Mientras lo hacía, reconozco que eso fue una idea de última hora, me decidí por añadirle un poco de cebolla caramelizada al relleno y os puedo asegurar que fue una decisión de lo más acertada, pero si no os gusta, podéis prescindir de ella.


BRAZO DE PIQUILLOS CON BRANDADA DE BACALAO y cebolla caramelizada

Para el bizcocho de piquillos
2 huevos XL
100 gr de harina
Una pizca de sal
Medio sobre de levadura (tipo Royal)
150 gr de pimientos del piquillo (peso escurrido)

Para la brandada de bacalao
250 gr de bacalao desalado 
200 gr de patata cocida
100 gr de aceite
2 dientes de ajo
Pimienta de cayena al gusto
30 gr de leche evaporada (también puede ser nata o leche normal)

Ingredientes opcionales
Cebolla caramelizada
Aceitunas negras para decorar



PREPARACIÓN
Preparamos el bizcocho de piquillos.
Precalentamos el horno a 180ºC.
- Separamos las claras de las yemas y batimos estas primeras a punto de nieve junto con una pizca de sal. Si lo hacemos con Thermomix, ponemos la mariposa en el vaso y programamos 3 minutos, temperatura 37ºC, velocidad 3 y 1/2.
- Por otro lado trituramos los pimientos del piquillo, con las yemas de huevo. Una vez hecho puré, le añadimos la harina con la levadura y batimos un poco más hasta integrarlo todo.  Si lo hacemos con Thermomix, batiremos el piquillo con las yemas 15 segundos a velocidad 7, añadimos la harina con la levadura y volvemos a batir 15 segundos más a velocidad 7.
- Incorporamos el puré de piquillos a las claras montadas y lo integramos todo haciendo movimientos suaves.
- En una bandeja de horno, ponemos papel de hornear y echamos la mezcla en forma de rectángulo. Horneamos a 180ºC, calor arriba y abajo, de 10 a 12 minutos aproximadamente. 
- Aún caliente, lo volcamos en un trapo limpio y quitamos el papel de hornear.
- Envolvemos con el trapo para hacerle la forma del brazo y dejamos enfriar. Al hacerlo en caliente, conseguiremos que el bizcocho coja la forma para que una vez frío no se nos rompa al enrollarlo.


Preparamos la brandada de bacalao.
Yo he usado migas de bacalao que ya vienen desaladas y que son más económicas que los lomos. Pero podéis comprar el bacalao y desalarlo vosotros en casa, aunque deberéis tener en cuenta que tendréis que comenzar a desalarlo 24 horas antes de comenzar con la receta. Yo he usado bacalao y patata, esta última ayuda mucho a regular la sal del pescado, aunque por supuesto, podéis hacerlo con 500 gr de bacalao y no ponerle la patata. Eso os lo dejo a vuestra elección.
Cuando comencemos a hacer la brandada, debemos tener ya cocida la patata. Podemos hacerlo en una cazuela con agua durante unos 20 minutos, o en la Thermomix en el cestillo con un litro de agua y programando 20 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 2 o en el microondas en un recipiente apto con tapa, con un chorrito pequeño de agua, de 5 a 10 minutos, dependiendo de la temperatura del microondas. 

Con Thermomix. En el vaso ponemos los ajos enteros, la pimienta de cayena al gusto y el aceite y programamos 6 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3 y 1/2. Añadimos el bacalao en trozos y cocinamos 1 minuto, temperatura Varoma, velocidad 4. Trituramos 1 minuto a velocidad progresiva 4-6. Añadimos las patatas cocidas y trituramos unos segundos a velocidad 6. Por último, echamos la leche evaporada (o nata) y mezclamos unos segundos más a velocidad 6.

De manera tradicional. En una sartén ponemos los ajos enteros, la pimienta de cayena al gusto y el aceite y los confitamos a fuego no muy fuerte, con cuidado que no se nos quemen. Añadimos el bacalao desmigado y dejamos cocinar 5 minutos. En el vaso de la batidora ponemos el bacalao, los ajos, las patatas cocidas y la leche. Trituramos y vamos echando poco a poco el aceite

Fuente: Trata de CocinaR


Desenrollamos el bizcocho de piquillos que ya debe de estar frío. 


Extendemos la brandada por encima, con cuidado de dejar un margen hacia donde vas a enrollar el tronco sin rellenar, para evitar que se salga por ahí. Mi consejo es que dejéis aún más margen que el que dejé yo, pues se me salió bastante al enrollarlo.
Le añadimos la cebolla caramelizada por encima y enrollamos.


La cebolla la podéis comprar ya hecha o hacerla vosotros, es muy fácil. En una sartén ponemos un cebolla en juliana y la sofreímos a fuego medio hasta que esté transparente, añadimos 4 cucharadas de azúcar y 2 de vinagre balsámico y dejamos reducir, hasta que absorba casi todo el líquido. Otra opción, aún más fácil, es partir de una lata de cebolla ya frita a la que añadiremos el azúcar y el vinagre y dejaremos reducir.

Decoramos al gusto.


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce

lunes, 7 de marzo de 2016

TARTA DE NUTELLA... con sólo 2 ingredientes

La tarta que os enseño hoy se ha convertido en una de mis favoritas, y no sólo por lo rica que está. Su sencillez de elaboración y de ingredientes, junto a su excelente resultado, la hacen merecedora de tal puesto. Ya sabéis cómo me gustan este tipo de recetas, os lo he dicho ya infinidad de veces, lo sé. Pero es que cada vez que las preparo, me maravilla que con tan pocos ingredientes podamos conseguir algo tan rico. En este caso son sólo dos ingredientes, más los que decidamos para la decoración; nata, fruta o simplemente espolvoreada con azúcar glass... de todas las maneras estará deliciosa. Yo esta vez me decidí por presentarla decorada con frambuesas y coco rallado. Una combinación que, junto al chocolate, resulta maravillosa.


Si os gusta este tipo de recetas, esta, junto a otras, las encontraréis en mi sección Eureka. Allí podéis ver recetas hechas con solo uno, dos, tres o cuatro ingredientes, así como recetas originales y diferentes. Las podéis consultar en la parte izquierda de vuestras pantalla, en el apartado etiquetas. Aunque también os dejo el enlace aquí para que accedáis con más facilidad. Yo estoy encantada con esta sección... se nota ¿verdad? jeje


TARTA NUTELLA sólo 2 ingredientes

240 gr de Nutella o Nocilla
4 huevos grandes ( o 5 medianos)

Opcional para decorar: Frutas, azúcar glass. nata...

PREPARACIÓN
Nota: Aunque es una tarta muy sencilla de preparar, no os saltéis las recomendaciones que os haré al final del post. 

Primero de todo, vamos a engrasar el molde dónde vamos a preparar esta tarta. Lo ideal es que sea de un tamaño entre 15 y 20 cm, el mío era de 18. Precalentamos el horno a 180ºC.
Batimos los huevos con una batidora hasta que estos tripliquen su volumen y se vea una mezcla blanquecina, alrededor de 7 u 8 minutos.
Si lo hacemos con Thermomix, ponemos la mariposa y programamos 3 minutos a temperatura 37ºC, velocidad 3 1/2. Una vez pasado el tiempo, programamos 5 minutos más sin temperatura a la misma velocidad.

Mientras batimos los huevos, ponemos la Nutella en el microondas unos 30 segundos, lo justo para que tenga una consistencia algo más líquida, como podéis ver en la segunda foto de arriba. Dejamos enfriar, mientras acabamos de montar los huevos.
Lo siguiente que vamos a hacer es añadirle la Nutella a los huevos, para ello lo haremos en tres veces y mezclando con una espátula con movimientos envolventes. Debemos de intentar que la mezcla se baje lo menos posible, aunque tranquilos, algo se bajará, es normal. 
Horneamos unos 25 minutos a 180ºC, calor arriba y abajo, o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.
Decoramos al gusto. Yo por encima la cubrí con más Nutella y le enganché unas frambuesas, por último la espolvoreé con coco rallado, aunque si hubiese tenido azúcar glass también habría quedado muy bien. 

Fuente: Kirbie's Cravings


RECOMENDACIONES:
- Lo más importante de esta receta es el batido de los huevos. Es necesario batirlos un mínimo de 7 minutos, por lo que si tenéis batidora de pie o Thermomix mucho mejor.
- A la hora de mezclar los huevos con la Nutella es indiferente el orden. De hecho, yo lo he probado de las dos maneras, echando la crema de chocolate a los huevos y a la inversa, y con las dos he obtenido el mismo resultado, pero sí que debéis de tener en cuenta que tenemos que intentar que el batido de huevos baje lo menos posible. Para ello iremos incorporando el otro ingrediente en tres veces y con una espátula iremos mezclando con movimientos suaves, aunque sin olvidarnos de raspar bien el fondo del cuenco, para que no se nos quede toda la Nutella allí pegada.
- El molde ideal para hacer esta tarta es de unos 15 a 20 cm, teniendo en cuenta que cuanto mayor sea el molde, más baja nos quedará la tarta.   
- Aunque veáis que el bizcocho se hincha mucho en el horno, al sacarlo notaréis que se desinfla un poco. No os preocupéis, es normal.


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


sábado, 27 de febrero de 2016

TACO CON BRATWURST Y CEBOLLA A LA CERVEZA NEGRA

Hoy os traigo una receta que, aunque sencilla, no deja de ser deliciosa. La verdad es que me gusta mucho la comida mexicana, así como su prima hermana, la cocina  Tex-Mex. Si a eso le añadimos que me encantan las salchichas tipo Bratswurt con cebolla caramelizada, ya os podéis imaginar que cuando vi esta receta de taco con salchicha y cebolla a la cerveza negra en la web de Campofrío, me llamó muchísimo la atención. No os voy a engañar, es una receta que a priori te hace pensar que es una combinación que no casa mucho entre si, pero nada más lejos de la realidad. Ahora que está tan de moda la Cocina Fusión, os presento esta exquisita salchicha alemana tipo bratwurst con un toque mexicano.


En realidad en la web de Campofrío los acompañan de una ensalada de patata, que seguro también está deliciosa, pero yo decidí que mi acompañamiento fuera una ensalada... ya se sabe, la operación bikini está a la vuelta de la esquina, jeje. Pero de todas formas, os dejo el enlace de la web por si queréis hacerlo con dicha ensalada de patata. También hice una variante, y es que le puse el queso Cheddar que en la receta original no lo lleva, pero creo que le resulta muy bien. Además de la ensalada, lo serví con una salsa picante para tacos, por si no había suficiente fusión, jeje... Os aseguro que el conjunto es delicioso.

TACO CON BRATWURST Y CEBOLLA A LA CERVEZA NEGRA

 Salchichas tipo Bratwurst
Tortillas de maíz para tacos
Queso Cheddar (opcional)
2 cebollas
Una cucharada colmada de azúcar moreno
250 ml de cerveza negra
Aceite y sal

PREPARACIÓN
Pelamos la cebolla y la picamos a nuestro gusto. La vamos a pochar en una sartén con un poco de aceite hasta que se vean transparentes.
Añadimos un poco de sal, el azúcar y la cerveza y dejamos reducir. El resultado tiene que ser una cebolla sin apenas líquido pero muy melosa. Reservamos.
En una sartén con unas gotas de aceite (yo aproveché la misma en la que hice la cebolla) doramos las salchichas alemanas tipo Bratwurst.
Para terminar, calentamos las tortillas para tacos. Podemos calentarlas en el microondas o las envolvemos en papel de aluminio y las calentamos en el horno precalentado a 200ºC durante 10 minutos.

Yo una vez saqué la tortilla del horno, la doblé un poco para que al enfriarse quedará con esa forma, si bien ese paso no es necesario, a mí me gustó como quedó.
Para servirlo ponemos primero el queso, a continuación la salchicha y terminamos con la cebolla caramelizada a la cerveza negra.

Anotaciones:
- Debemos de tener en cuenta que la cerveza negra es bastante amarga, por eso, si no estáis convencidos de si os va a gustar, la primera vez no le pongáis toda la cantidad que marca la receta. Yo al final sólo hice una cebolla, ya que solamente preparé tres tacos, y le puse  la cucharada colmada de azúcar moreno y 100 ml de cerveza negra y para nuestro gusto estaba perfecta.



Wikipedia: Cocina Fusión
 

Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


lunes, 22 de febrero de 2016

BERENJENAS RELLENAS DE SALMÓN AHUMADO Y LANGOSTINOS... una receta para todas las ocasiones

Hoy os traigo unas berenjenas rellenas Todo Terreno. Las llamo así, porque tanto sirven para comer un lunes cualquiera que para una cena con invitados. La decoración y presentación final marcarán la diferencia. Unas berenjenas deliciosas que, con unos ingredientes sencillos, hacen que comer este plato sea todo un lujazo.

El único inconveniente que encontré a la receta es que sale mucho relleno, pero Alicia en su blog ya nos da la solución; Con lo que sobra, podemos rellenar unas tartaletas (que después puedan ir al horno). Si no las vamos a consumir en el momento, las podemos congelar para comerlas más adelante. En el momento de consumirlas sólo tendremos que descongelarlas, añadirles el queso y hornear.


BERENJENAS RELLENAS DE SALMÓN AHUMADO Y LANGOSTINOS

Para 4 mitades
2 berenjenas
Media cebolla (una entera si es pequeña)
1 pimiento verde (opcional)
40 gr de aceite de oliva virgen extra
150 gr de salmón ahumado
16 langostinos pelados y sin cocer
Sal y pimienta

500 gr de leche
30 gr de mantequilla
75 gr de harina
Nuez moscada, sal y pimienta
 
Queso rallado para gratinar

Opcionales: Queso de cabra,
 dos langostinos sin cocer por mitad para la decoración final, semillas de sésamo e hierbas provenzales

PREPARACIÓN
Primero lavamos las berenjenas y las vamos a partir en dos mitades. Por hacerlo un poco diferente a lo que estamos acostumbrados, yo me decidí por cortarlas a la mitad, tal y como veis en la foto de más abajo, la verdad es que queda con una presentación más elegante, pero si lo preferís, podéis hacerlo a lo largo, como hice en estas otras berenjenas rellenas de queso y atún. Para vaciarlas, nos ayudaremos haciendo unos cortes superficiales y sacaremos toda la carne de la berenjena con la ayuda de una cucharita, o en mi caso de un sacabolas. Reservamos los trozos de berenjenas que hayamos extraído.

Para cocer las barquitas de las berenjenas os voy a decir dos métodos:
- Con Thermomix, colocamos las cuatro mitades boca abajo en el recipiente varoma y programamos 20 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2. Podemos aprovechar a hacerlo mientras cocinamos el relleno.
- O en el microondas, en un recipiente apto, durante unos 5 minutos aproximadamente. Lo ideal es que a partir del cuarto minuto vayamos mirando, pues tampoco nos interesa que nos quede demasiado cocida, ya que es el contenedor para nuestro relleno. Otra opción sería cocerlas en una olla con agua.

Ahora vamos con el relleno.

- Con Thermomix, ponemos en el vaso la cebolla y el pimiento troceados, el aceite y picamos 4 segundos a velocidad 5. Añadimos la carne de las berenjenas que teníamos reservada y volvemos a picar 5 segundos a velocidad 5. Bajamos los posibles restos que haya en las paredes y programamos 20 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 2 (si decides cocer en este momento las barquitas de las berenjenas en la bandeja de arriba, la temperatura sería Varoma).  
Cortamos el salmón en trozos y lo añadimos al vaso junto con los langostinos pelados (si son muy grandes córtalos por la mitad). Salpimentamos y programamos 3 minutos, temperatura 100ºC, velocidad cuchara. Reservamos este relleno.

- Para hacer el relleno de manera tradicional, picamos la cebolla y el pimiento y lo sofreímos un poco en una sartén honda con el aceite. Añadimos la carne de las berenjenas bien picada, que teníamos reservada, y sofreímos durante aproximadamente 20 minutos, removiendo constantemente para que no se nos queme.
Cortamos el salmón en trozos y lo añadimos a la sartén junto con los langostinos pelados (si son muy grandes córtalos por la mitad). Salpimentamos y dejamos cocinar durante 3 minutos más.
Reservamos este relleno.

Preparamos la bechamel.

- Con Thermomix, no es necesario lavar el vaso. Vertemos todos los ingredientes de la bechamel y programamos 8 minutos, temperatura 90ºC, velocidad 3.

- Si la hacemos de manera tradicional, en una cazuela a fuego suave fundimos la mantequilla y una vez fundida, añadimos la harina y mezclamos bien hasta que quede bien integrada. Rehogamos un poco y echamos la mitad de la leche poco a poco, sin dejar de remover. Lo podemos hacer con unas varillas. Vamos echando el resto de la leche poco a poco, y la nuez moscada, la sal y la pimienta. Cocinamos, sin dejar de remover, durante 10 minutos a fuego suave.


Por último, mezclamos el relleno reservado con la bechamel y rellenamos las berenjenas. Echamos el queso rallado por encima y una rodajita de queso de cabra (opcional). Gratinamos en el horno unos 10 minutos o hasta que estén doradas.
 
Podemos darle un toque más festivo aún a la receta. Para ello, salteamos unos langostinos en una sartén y los añadimos una vez sacadas las berenjenas del horno, a modo de decoración. Espolvoreamos un poco de semillas de sésamo y de hierbas aromáticas y servimos.
 
Fuente: Olor a hierbabuena
 
 
 
Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce




lunes, 15 de febrero de 2016

TARTA DE HOJALDRE Y BIZCOCHO... con crema pastelera de mascarpone

Este fin de semana pasado hice esta tarta para el cumpleaños de mi madre y resultó un acierto. Os he comentado muchas veces sobre la pasión de mi madre por las tartas de hojaldre, e incluso os he enseñado varias de las que le he hecho para festejar su día, hace un par de años os mostré este Milhojas de crema y nata, y el año pasado le tocó el turno a la Tarta de Frutas, sin olvidarnos de su Roscón de Reyes favorito. Pues bien, en mi afán por encontrar una tarta que tuviese hojaldre, para sorprenderla este año, di con un delicioso pastel hecho a base de hojaldre, bizcocho y crema pastelera. Si os soy sincera, no me ha quedado muy claro su nombre, ya que en el canal de YouTube de Loli Domínguez ella lo describe como Pastel Alemán, aunque por la red hay más versiones cortados en porciones que les llaman Melicianos (o Milicianos) y que son típicos de Jerez. Ante la duda, he decidido ponerle el nombre de Tarta de hojaldre y bizcocho... y todos tan contentos, jeje


Os puedo asegurar que aunque son muchos ingredientes, su elaboración es muy fácil. Y si seguís los consejos que os daré al finalizar la receta, para que no cometáis los mismos errores que yo, estoy convencida que no vais a tener ningún problema. Además, si tenemos todos los elementos preparados del día anterior, su montaje es muy rápido. Los ingredientes principales son tres; hojaldre, una plancha de bizcocho genovés y crema pastelera para rellenar. Podéis hacerlo con vuestras recetas preferidas de bizcocho y de crema pastelera, pero yo os voy a enseñar aquí cómo lo hice yo con un genovés de almendras y una sutil crema pastelera de mascarpone.

 

TARTA DE HOJALDRE Y BIZCOCHO

INGREDIENTES
Para el bizcocho de almendras
20 gr de maizena
80 gr de harina
30 gr de almendra molida en polvo
 3 yemas
3 claras de huevo
1 huevo entero
130 gr de azúcar
ralladura de limón

Para el almíbar
100 gr de azúcar
100 gr de agua
Unas gotas de zumo de limón
Licor al gusto (opcional)

Para la crema pastelera de mascarpone
(Si haces la tarta rectangular necesitarás doble de crema)
4 yemas de huevo
250 ml de leche
250 ml de leche condensada
30 gr de Maizena
Piel de medio limón (solo la parte amarilla)
1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)
250 gr de Mascarpone

2 láminas de hojaldre

Para decorar (opcional)
Nata montada
Colorante rojo
Almendra

PREPARACIÓN
Preparamos el bizcocho
Tamizamos con un colador la mezcla de harinas y almendra molida. Reservamos. 


Batimos bien las claras y vamos incorporando 80 gr de azúcar poco a poco. Reservamos.
Si lo hacemos con Thermomix recordad que debemos de tener el vaso y la mariposa limpios de cualquier grasa, ponemos la mariposa sobre las cuchillas y echamos las claras, programamos 6 minutos, temperatura 37º, velocidad 3 ½ y vamos incorporando 80 gr de azúcar poco a poco por el bocal.


Batimos las yemas y el huevo, con 50 gr de azúcar y la ralladura de limón hasta conseguir una mezcla blanquecina.
Si lo hacemos con Thermomix, ponemos otra vez la mariposa en las cuchillas y programamos 6 minutos, temperatura 37º, velocidad 3 1/2. Quitamos la temperatura y volvemos a programar 6 minutos más sin temperatura y a velocidad 3 1/2.


En un bol grande, mezclamos cuidadosamente las claras con las yemas con una espátula y movimientos envolventes, y vamos incorporando poco a poco las harinas reservadas.


Echamos en una bandeja rectangular y alisamos. Precalentamos el horno a 200ºC, calor arriba y abajo, una vez precalentado el horno, bajamos la temperatura a 180ºC y horneamos durante 10-15 minutos, o hasta que veamos la superficie dorada.


Preparamos el almíbar
En un cazo ponemos los ingredientes del almíbar, excepto el licor. Llevamos a ebullición durante unos 10 minutos. Añadimos un poco de licor (opcional) y dejamos enfriar.
Si lo hacemos con Thermomix, ponemos todos los ingredientes del almíbar, excepto el licor, en el vaso y programamos 10 minutos, temperatura 100º, velocidad 2. Después le añadimos el licor al gusto.


Preparamos la crema pastelera de mascarpone
Diluimos en un poco de leche la Maizena y reservamos.


En un cazo a fuego medio ponemos las dos leches, la vainilla y la corteza de limón y ponemos a hervir un par de minutos. Quitamos la piel de limón y dejamos templar. En un cuenco, batimos las yemas de huevo y le vamos añadiendo poco a poco la leche reservada y la Maizena diluida. Ponemos toda esta mezcla en un cazo a fuego medio y sin dejar de batir con unas varillas de mano hasta que veamos que la crema ha espesado. Dejamos enfriar en un bol cubierta con papel film en contacto con la crema.
Si lo hacemos con Thermomix es muy sencillo, y es que este robot es ideal para estas preparaciones. Ponemos la mariposa en el vaso y añadimos las dos leches, la Maizena diluida, las yemas de huevo, la vainilla y la corteza de limón. Todos los ingredientes que estén a temperatura ambiente, si no es así puede que tardéis algunos minutos más en que espese la crema. Programamos 8 minutos, temperatura 90ºC, velocidad 2. Quitamos la piel de limón y dejamos enfriar, igualmente en un bol, cubierta con papel film en contacto con la crema.


Cuando esté templada la crema, añadimos el Mascarpone y removemos bien hasta que quede todo incorporado. Dejaremos enfriar en la nevera.

Montaje de la tarta. El orden es el siguiente; hojaldre, crema, bizcocho con almíbar, crema y hojaldre.
Hemos de decidir de qué tamaño y forma vamos a hacer la tarta. Yo al final opté por hacerla redonda y más pequeña, de unos 18 cms, ya que no somos muchos en casa y encima estamos todos a dieta, jeje.
Cortamos las láminas de hojaldre y el bizcocho de la misma medida (ojo, tened en cuenta que el hojaldre en el horno encoje... yo me acordé tarde y tuve que cortar más el bizcocho). Los pinchamos con un tenedor para que no suban demasiado y horneamos las dos láminas de hojaldre según las instrucciones del fabricante.


Cuando esté frío el hojaldre vamos a ir poniendo capas, comenzando por una de las láminas de hojaldre, añadimos la mitad de la crema pastelera, ponemos encima el bizcocho y empapamos el bizcocho con un poco de almíbar, añadimos el resto de la crema y por último la segunda lámina de hojaldre, para que quede lo más recto posible, esta lámina mejor la pondremos del revés. Presionamos un poco para que se peguen bien todas las capas, con cuidado que no se nos rompa el hojaldre.

Decoramos al gusto. Yo con nata (reservé una poca a la que le puse unas gotas de colorante para dar un toque de color) y unas pocas almendras.


Consejos:
- Cómo os he comentado arriba, yo al final me decidí por hacer la tarta de tamaño más pequeño, pero con las cantidades que os doy sale una tarta rectangular bastante grande, del mismo tamaño que la lámina de hojaldre. Excepto para la crema pastelera que, si optáis por hacer la versión más grande necesitaréis doblar las cantidades. Aunque también podéis hacer la primera capa de crema y la segunda de nata, eso os lo dejo a vuestra elección.
- Aunque la veáis muy pomposa decorada con nata, esta tarta también está ideal sin cubrir los laterales, en ese caso simplemente la espolvorearemos con azúcar glass por encima y, si nos gusta, un poco de canela. 
- Mi primer fallo, no caí en la cuenta de que el hojaldre en el horno encoje un poco, así que mejor lo cortamos un poco más grande que la medida que queramos y, sobretodo, cortaremos la forma al bizcocho cuando tengamos ya el hojaldre horneado. De esa forma nos saldrán las tres capas de la misma medida.
- Si vamos a cortar el hojaldre, es muy importante que no lo cortemos con un aro o similar, mejor lo haremos con un cuchillo bien afilado y sin arrastrar la masa de hojaldre. Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de que el hojaldre no suba por igual... y ese fue mi segundo error...



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce