Blogging tips

miércoles, 29 de junio de 2011

NUGGETS DE POLLO... el verano ya llegó

Bueno, ya lo tenemos aquí. Estamos todo el año deseando que venga a visitarnos y cuando llega para quedarse, no paramos de quejarnos... hablo, por supuesto, ¡¡del verano!! Que si el calor, los mosquitos, las quemaduras, las colas interminables para llegar a nuestro destino de vacaciones, el aguantar todo el día a tu hijo, tu marido, tu familia... sin poder escaquearte con la excusa del trabajo.

A pesar de todo, seguimos anhelando su visita por las terrazas, los helados, el tinto de verano, la playita, el tiempo libre, el pasar más tiempo con tu hijo, tu marido, tu familia... sin poder escaquearte con la excusa del trabajo....jajajajaja. 

Somos muchos los que por esta fecha cerramos el chiringuito para disfrutar más de esta época. No apetece tanto ponerse delante de un ordenador... y no digamos ya cocinar. Así que yo no voy a ser menos y también cierro por vacaciones. Aunque antes, la semana que viene publicaré una receta para celebrar mi primer cumple blog... ¡¡pero eso será la semana que viene!!

Hoy os presento la cena preferida de mi hijo. Estos nuggets lo tienen todo, son fáciles y rápidos de preparar, están ricos tanto calientes como fríos, gusta a grandes y a pequeños y puede ser una buena oportunidad para camuflar a tu hijo otro tipo de alimento que no le guste tanto... ¡¡seguro que así le encanta!!

Estos que os presento son de pollo, pero también lo podéis sustituir por pescado, verdura... con este último ingrediente aún no lo he probado pero creo que también deben de salir muy ricos.




INGREDIENTES

Un diente de ajo
Una pechuga de pollo (la mía de unos 400 gr)
50 gr miga de pan
50 gr leche
50 gr queso Philadelphia
Sal

Y para empanar:
1 huevo
Pan rallado (el mío con ajo y perejil)


PREPARACIÓN



Trituramos el ajo 4 segundos a vel. 6.

Echamos la pechuga de pollo troceada y trituramos 5 segundos a vel. 7.

Salamos y agregamos el pan, la leche y el queso, mezclamos 10 segundos a vel. 7. 

Si no tienes Thermomix, bastará que tritures todos los ingredientes en tu batidora.

Hacemos porciones al gusto y pasamos por el huevo y el pan rallado.

Freímos y listo para disfrutar en familia.



Para hacer los nuggets con formas, rellenamos los moldes elegidos con la mezcla y llevamos al congelador hasta que esté congelada. Desmoldamos, pasamos por huevo y pan rallado, y freímos. Tened la precaución de no poner demasiadas unidades para que no se enfríe el aceite y freírlo a fuego medio durante 4 minutos.

¡¡Probadlos y me contáis!! 


martes, 14 de junio de 2011

LUBINA CON SALSA DE SIDRA... asturiana, ¡¡por supuesto!!

Si hay alguien que se ha ganado el cariño de toda la blogosfera por su simpatía, desparpajo, gran cocinero y aún mejor persona, ese es, sin duda, nuestro gran amigo Tito. Si no lo conoces aún, no sé a que esperas para pasarte por su blog, eso sí, aviso... te robará el corazón... no digas luego que no te avisé, jeje.

El caso es que hace muy pocos días que su padre ha fallecido y es tanto el cariño que todos sienten por él, que el pasado sábado se creó un movimiento (que riéte tú de los "indignados") sin precedentes en la blogosfera. Muchísimos blogs se pusieron de acuerdo para publicar una receta suya como homenaje a ese gran hombre que seguro fue su padre... ya se sabe, de tal palo tal astilla...

Aunque yo en ese momento no pude participar (me enteré demasiado tarde) sirva esta entrada para darle todo el ánimo y expresarle mi más profundo cariño para él y su familia.... como decían a Carmen Maura en aquel viejo espacio televisivo... "Nene, tú vales mucho".

Cambiando de tercio, la receta de hoy, la presento al concurso de "Mi receta asturiana" que Isabel de Aliter Dulcia organiza por haber llegado a los 1000 seguidores ¡¡en un tiempo récord!! ¡¡Otra que vale un potosí!! Sin lugar a dudas se lo merece, por su constancia y dedicación... ¡Enhorabuena, guapa!

El reto consiste en cocinar una receta asturiana, o con ingredientes típicos de la gastronomía asturiana... y ¿¿qué hay más asturiano que su famosa sidra??

Pues venga, al lío. Os aseguro que si la probáis, esta salsa de sidra no os va a dejar indiferentes... 


Fuente: Receta sacada de la web Clubcocina fácil con Thermomix, enviada por Nati Jiménez

INGREDIENTES

4 lomos de lubinas
Almejas (cantidad deseada)
12 gambas
2 dientes de ajo
1/2 cebolla o 1 cebolla pequeña
30 gr aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón dulce
2 cucharadas de vinagre de manzana
75 ml de sidra
200 ml de nata líquida
Sal y pimienta

PREPARACIÓN

Primero salpimentamos la lubina y la colocamos en el varoma con la piel hacia abajo. Ponemos las gambas y las almejas (un buen truco para quitar toda la arena es ponerlas en remojo durante 4 horas en agua con gas) en el varoma con la lubina y reservamos.

Picamos la cebolla y el ajo 5 segundos a velocidad 5. Agregamos el aceite y sofreímos 10 minutos, temperatura varoma, velocidad 1. Cuando le falte 30 segundos,  incorporamos el pimentón.

A continuación añadimos el vinagre, la sidra y programamos 4 minutos, temperatura varoma y velocidad 1. Trituramos esta salsa unos segundos, velocidad 6-8-10, y echamos la nata en el vaso, la sal y la pimienta. Programamos 15 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.

Ponemos el varoma sobre el vaso y dejamos que se haga la lubina y las gambas al vapor y se abran las almejas. Terminado el tiempo, si vemos que la salsa ha quedado demasiado ligera, programamos 5 minutos más, temperatura varoma, velocidad 1, quitando el cubilete.

Asimismo, esta salsa queda genial con cualquier tipo de pescado al horno.

... Y sin Thermomix, tendrás que preparar el pescado con las gambas y las almejas a tu gusto, horno, sartén o vapor. Para la salsa, primero tendrás que sofreír la cebolla con el ajo y en el último momento añade el pimentón. Unos segundos más y agrega el vinagre y la sidra, deja que se evapore un poco el alcohol, echa la nata y salpimenta. Deja que hierva unos 15 minutos y tritura. Ensuciarás más cacharros que con la Thermomix, claro, pero te quedará igualmente deliciosa.
 

lunes, 6 de junio de 2011

ENSALADA DE PEPINO Y YOGUR... Qué culpa tiene el pepino

"Qué culpa tiene el tomate / que está tranquilo en la mata,/ si llega un hijo de puta / y lo mete en una lata, / y lo manda pa’ Caracas."

La estrofa de esta canción revolucionaria que se hizo muy popular en la Guerra Civil española, le sienta como una guante a la crisis alimentaria que vivimos actualmente... sólo tenemos que cambiar la palabra tomate por pepino y que cada uno saque sus propias conclusiones.

El caso es que en estos momentos Europa es como un patio de colegio, dónde el niño empollón acusa al más travieso de la clase sin tener pruebas, lo que le acarrea el consiguiente castigo de la profesora. Pero, ¿qué pasa si el niño es inocente y el listo de la clase (que es muy inteligente para sumar 2+2, pero por el contrario, es bastante torpe para ver la paja en su propio ojo)  se ha equivocado?? Pues nada. Una simple palmadita en la espalda y un "otro día asegúrate primero", pero el mal ya está hecho.

Sólo espero que esta situación, tan típica en nuestra sociedad, no se repita  en este caso. Que se castigue al gobierno alemán como se merece y que los agricultores almerienses reciban, además de una rectificación pública, una compensación económica para paliar agravios... ya se sabe que "las penas con pan son menos".

Con la receta de hoy, me quiero sumar a la iniciativa de muchos blogs por publicar hoy una receta elaborada con pepino, en apoyo al sector agrario español.

¡¡Va por ti, pepino!!


Fuente: Libro TH31 "Cocina para fechas especiales"

INGREDIENTES (para 6 personas)

300 g de pepino
20 g de vinagre
50 g de aceite de oliva virgen extra
Sal
Hojas de menta fresca (Yo usé esta salsa de menta)
2 dientes de ajo
4 yogures naturales (Yo sólo utilicé 2... me parecía excesivo, pero a gustos...) 
Pimienta
50 g de aceitunas negras sin hueso
Variado de hojas de lechuga

PREPARACIÓN

Pelamos y troceamos el pepino en trocitos pequeños. Lo salamos y reservamos en el cestillo para que elimine agua.

Emulsionamos unos segundos el vinagre con el aceite, la sal y las hojas de menta en batidora o en Thermomix en velocidad 5. Incorporamos los dientes de ajo y trituramos 30 segundos, en TH en velocidad 5-7.

Añadimos los yogures, así como el pepino reservado y la pimienta, y mezclamos todo, en TH en velocidad 1 1/2.

Para montar las ensalada, ponemos alrededor de una fuente hojas de lechuga y la ensalada de pepino en el centro. Adornamos con las aceitunas.


miércoles, 1 de junio de 2011

NEW YORK CHEESECAKE... entre tú y yo, pastel de queso a la americana

¡Qué ganas tenía de preparar este pastel!

El caso es que había oído hablar tanto de lo maravilloso de su sabor que quería comprobarlo por mí misma... y no me defraudó.

Os lo aconsejo 100%. Ideal incluso para los no amantes del queso, seguro que le hacen hasta la ola... eso sí, no olvidéis de cambiarle el nombre cuando la presentéis en la mesa... Milk and cream cake (pastel de leche y nata) no está nada mal y no engañaréis a nadie... jejejeje


Si hay una tarta con más variantes en el mundo entero, esa es sin duda la de queso. Dicen que ya entre los antiguos griegos era un plato muy popular. Cuando se expandió por Europa, lo hizo con diferentes quesos y técnicas culinarias según el país. De esta manera el cheesecake se fue redescubriendo a si mismo con diversas combinaciones.

Cuando la cheesecake se encontraba instalada en la gastronomía europea le llegó el momento de cruzar el Océano Atlántico. Pero fue William Lawrence de Chester (1872 New York) el que llevó este postre a su fama mundial. A él se le ocurrió una manera de hacer un queso más cremoso parecido al queso francés Neufchatel y por error dio origen al reconocido queso Philadelphia. Este error, como tantos en el mundo culinario, dio como resultado el famoso cheesecake americano.


Fuente: Blog Velocidad Cuchara

INGREDIENTES

Para la base:

300gr de galletas tipo Digestive
60gr de margarina
50gr de almendra molida (os aconsejo que la pongáis, aportan un sabor extraordinario a la base)

Para el relleno:

6 huevos
600gr de queso Philadelphia o similar
400gr de nata
200gr de leche condensada
1 cucharadita de azúcar vainillado 
ralladura o esencia de limón

Para la cobertura:

Mermelada de arándanos, frambuesa, fresas, moras, cerezas... la que más te guste.


PREPARACIÓN

Primero haremos la base poniendo las galletas en el vaso y triturando 5 segundos a velocidad 7-9.

Añadimos la margarina y la almendra y programamos 5 minutos, 80º, velocidad 3. Puedes ir ayudando con la espátula.

Si no tienes Thermomix, ya sabes, haces lo mismo pero con la ayuda de tu batidora.

Ponemos las galletas sobre un molde desmontable y hacemos una base y también las paredes del molde hasta un poco más de media altura (Si lo deseas puedes hacer sólo la base). Una vez acabado, la metemos en el congelador mientras hacemos el relleno.

Como este pastel va a ir en el horno al baño maría, pondremos una bandeja (más grande que el molde utilizado) con agua en el horno (ten en cuenta que cuando metas el molde con el pastel, el agua tiene que cubrir bastante los laterales del mismo) y precalentaremos a 180º. De esta manera el agua ya estará caliente cuando introduzcamos el pastel.

Para el relleno, pondremos los huevos en el vaso, y los batiremos 30 segundos en velocidad 5. Agregamos la leche condensada, la nata, la vainilla, la ralladura o esencia de limón y por último el queso. Mezclamos 30 segundos en velocidad 5.

Sin Thermomix, puedes hacer este proceso en batidora. Sólo recuerda no batir el relleno en exceso. Puedes respetar los mismos tiempos de batido.

Sacamos del congelador el molde y echamos la mezcla, forramos el molde con papel albal (en su base para que no entre agua) e introducimos en el baño maría que ya tenemos precalentado dentro del horno.

Horneamos 45-60 minutos a 180º.

Dejamos templar y metemos en la nevera para servir frío. Mejor de un día para otro. Antes de servir, ponemos mermelada por encima.