Blogging tips

lunes, 12 de octubre de 2015

CHEESECAKE JAPONES... sólo 3 ingredientes

Vuelvo a la carga con otra de esas recetas que me gustan a mí, fácil y con pocos ingredientes. En este caso es un delicioso cheesecake japonés que se hace con tan solo tres ingredientes; queso, chocolate blanco y huevos. Ochikeron es una youtuber japonesa a la que casualmente sigo hace bastante tiempo, pero hasta hoy nunca me había atrevido a hacer una receta suya, y eso que tengo unas cuantas guardadas en el cajón de pendientes. Este cheesecake lo publicó hace tiempo en su canal de YouTube, pero no fue hasta hace poco que alguien se fijó en él y lo hizo viral por la red.

Es una receta que me ha resultado muy sencilla de hacer y, lo mejor de todo, está deliciosa, parece que estés comiendo una nube. Una tentación que tuve dos días en la nevera llamándome... menos mal que es pequeñita. Yo lo preparé en un molde de pirex de unos 15 cm, ideal para la cantidad de ingredientes que nos dice la receta. Mi consejo es que si queréis hacerla más grande, dupliquéis las cantidades y la tengáis más rato en el horno. De todas maneras, os lo explico mejor en las aclaraciones de la preparación.


Ah y además, si tenéis Thermomix, os voy a enseñar a fundir el chocolate junto con el queso en ella, aunque por supuesto también podéis hacerlo al baño maría tal y como está en la receta original.

Vamos a ello.

CHEESECAKE JAPONÉS


INGREDIENTES 
(para un molde de 15 cm)
120 gr de chocolate blanco
120 gr de queso en crema (tipo Philadelphia)
3 huevos

PREPARACIÓN (con y sin Thermomix)
Precalentamos el horno a 170ºC.
Separamos las yemas de las claras y reservamos.


Preparamos el molde elegido, cortando una tira ancha de papel de horno para el lateral y un círculo para la base. Pincelamos el papel bien de mantequilla para que no se pegue. Lo ideal es escoger un molde que no sea desmontable, ya que la cocción la vamos a hacer al baño maría. De todas formas, si lo vais a hacer en uno desmontable, es muy importante que forréis bien el molde por fuera con papel de aluminio para que no le entre agua.


Ponemos el chocolate blanco troceado en un bol resistente al calor y este encima de un cazo con un vaso de agua. Lo ponemos a fuego medio y vamos removiendo con una cuchara hasta que el chocolate se funda, con cuidado que no le entre nada de agua en el bol del chocolate pues se estropearía. Una vez fundido el chocolate, añadimos el queso crema y seguimos removiendo, sin quitarlo del baño maría, hasta que esté completamente disuelto el queso.
Si queréis hacerlo con Thermomix, ponemos el chocolate en el vaso y picamos 30 segundos a velocidad 7. Programamos 2 minutos, temperatura 37º C, velocidad 3. Añadimos el queso y dejamos 30 segundos, temperatura 37º, velocidad 3. Miramos si se ha disuelto bien y no quedan grumos de queso, si no es así, programamos 30 segundos más.


Quitamos la preparación del baño maría y añadimos las tres yemas. Mezclamos con una espátula.
Si lo habéis hecho con Thermomix, mi recomendación es que paséis la mezcla a un bol y allí le pongáis las yemas, ya que luego os resultará menos engorroso añadirle las claras montadas.


Batimos las claras reservadas, el punto es que al dar la vuelta al bol, estas nos se caigan.
Yo esta vez lo hice con mi batidora de varillas, pero si queréis hacerlo con Thermomix, recordad que el vaso tendrá que estar muy limpio y sin grasa. Ponemos la mariposa y programamos  3 minutos, temperatura 37ºC, velocidad 3 y 1/2.
Añadimos las claras montadas al bol del chocolate con el queso y las yemas, en tres veces. Vamos mezclando con una espátula y con movimientos envolventes hasta integrar completamente.


Echamos la preparación al molde que teníamos preparado. Ponemos el molde dentro de una bandeja con un dedo de agua caliente.


Horneamos 15 minutos a 170ºC, bajamos a 160ºC y horneamos 15 minutos más. Apagamos el horno y dejamos 15 minutos más.
Dejamos enfriar completamente antes de desmoldar.
Si a temperatura ambiente está rica, no os quiero ni contar como sabe fría de nevera. Espectacular.


Para servir, podemos espolvorearla con azúcar glass. Yo además le puse una fresa y una filigrana de chocolate que me sobró de cuando hice los flanes de calabaza.


ACLARACIONES
Como os he dicho al principio, con esta cantidad de ingredientes sale una tarta pequeña.  Si queréis hacerla en un molde más grande, podéis duplicar las cantidades, pero recordad que los tiempos cambiarán. Para fundir el chocolate con la Thermomix, en vez de dos serán cuatro minutos a la misma temperatura y velocidad. Para el horneado serían 20 minutos a 170ºC, 20 minutos a 160ºC y 20 minutos con horno apagado.

Otras recetas similares:



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo


O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce