Blogging tips

jueves, 13 de febrero de 2014

TARTA DE ZANAHORIA con frosting de mascarpone y chocolate blanco

Hace bastantes años, muchos antes de que naciera este blog, recuerdo una tarde en Alicante que una cuñada mía me comentó que había estado en la fiesta de una niña del cole de su hija y había probado una tarta que le encantó, y que contenía un ingrediente en aquel tiempo bastante inusual; la zanahoria. Ya os podéis imaginar mi cara de asombro ¿zanahoria en un bizcocho?. En seguida me dio la receta y pasó a ser uno de mis postres estrella cuando tenía invitados. Aquella tarta en concreto llevaba zanahoria, coco y chocolate, y os puedo asegurar que se convirtió en la más demandada en mi casa durante muchos años… ayyyy algún día desempolvaré aquella receta. Hoy en día, ya no es tan extraño ver en nuestras tartas ingredientes como zanahorias, calabaza o calabacín, ya que aportan una jugosidad a los bizcochos extraordinaria. Seguro que si os paseáis por algunos de los muchos blogs de cocina que componemos este universo, veréis que hay una premisa en la mayoría de ellos, los bizcochos que contienen estos productos se han convertido en nuestros favoritos. Y este que os traigo hoy no es una excepción. Lo he hecho ya unas cuantas veces, con la aprobación de todo aquel que lo ha probado: Delicioso, el mejor que he probado nunca, nada empalagoso, me comería otro trozo, excepcional, se deshace en la boca… esas son algunas de las muchas frases que salen de la boca de todo aquel que lo prueba. Y ya no hablemos del frosting que os traigo hoy, el mascarpone junto con el chocolate blanco aportan el toque dulce justo al bizcocho, sin que resulte pesado ni empalagoso… vamos, el matrimonio perfecto.


TARTA DE ZANAHORIA (CARROT CAKE)


INGREDIENTES 
- 300 gr de azúcar moreno (también podéis usar blanca, en ese caso son 280 gr, pero a mí personalmente me gusta mucho con este tipo de azúcar)
- La ralladura de una naranja (sin nada de parte blanca que amarga)
- 300 gr de zanahoria 
- 4 huevos
- 240 gr de aceite de girasol 
- 250 gr de harina de trigo
- Una pizca de sal 
- 2 cucharaditas de bicarbonato
- 2 cucharaditas de levadura química (tipo Royal) 
- 1 y 1/2 cucharadita de canela
- 1 cucharadita de nuez moscada 
- 100 gr de nueces


PREPARACIÓN
Precalentamos el horno a 180ºC.
Primero vamos a dejar preparados todos los sólidos, para ello vamos a tamizar en un cuenco con la ayuda de un colador, la harina con la pizca de sal, el bicarbonato, la levadura y la canela y nuez moscada (estas últimas especias las podéis poner al gusto). Tan fácil como dar golpecitos al colador y que vaya cayendo la mezcla sin ningún tipo de grumos.
A parte vamos a dejar también preparadas las zanahorias y las nueces picadas. Para las zanahorias lo ideal es triturarlas y ponerlas en un colador para que suelten agua y no mojen excesivamente nuestro bizcocho. Si lo haces con la Thermomix las trituramos durante 3 segundos a velocidad 6. Las reservamos.
Partimos las nueces a nuestro gusto y también las reservamos. A mí me gusta hacerlo a cuchillo, pero también podemos hacerlo con la Thermomix a velocidad 5, si lo hacéis con el robot, os aconsejo que lo hagáis antes de triturar la zanahoria, si no queréis estar lavando el vaso todo el rato. 
Mientras batimos los huevos con el azúcar y la ralladura de la naranja, con Thermomix pondríamos la mariposa y 5 minutos, 37º, velocidad 3 y otros 5 minutos sin temperatura a velocidad 3. Una vez batidos, añadimos el aceite y batimos unos segundos más, con Thermomix, quitamos la mariposa, y 15 segundos a velocidad 4. Incorporamos la zanahoria reservada y mezclamos, con Thermomix, 10 segundos a velocidad 4, la mezcla reservada de harina, con Thermomix, 3 segundos a velocidad 5 y por último las nueces y terminamos de mezclar con la espátula.

Para hacerlo tipo layer cake, engrasamos 3 moldes de 18 cm, yo utilizo el spray antiadherente de la marca Wilton, que ya os he comentado en alguna ocasión que es una maravilla, aunque si no tenéis no pasa nada, como se ha hecho toda la vida, con un poco de mantequilla y harina y listo. Por supuesto, también podéis hacerlo en un molde de 24 cm y una vez frío cortarlo para rellenar. Eso lo dejo a vuestra elección.
Echamos la mezcla en el molde preparado, si hacemos una layer cake, repartimos la masa por igual en 3 moldes, para ayudarnos podemos repartirla con un cucharón y horneamos durante 30 minutos a 180ºC. Si lo hacemos en el molde de 24 cm, pasados los 30 minutos, bajamos la temperatura a 165ºC y horneamos 15 minutos más. Comprobamos con un palillo y si sale limpio, ya está listo.
Una vez sacado del horno lo dejamos enfriar 10 minutos y desmoldamos sobre una rejilla, dejándolo enfriar completamente.


FROSTING DE MASCARPONE Y CHOCOLATE BLANCO

INGREDIENTES (si quieres cubrir toda la tarta, te aconsejo hacer dos veces este frosting)
- 100 gr de chocolate blanco
- 50 gr de mantequilla
- 50 gr de zumo de naranja (podemos aprovechar el zumo de la naranja que le habíamos rallado la piel)
- 300 gr de queso mascarpone (el envase que usé es de 250 gr, así que le añadí los 50 gr restantes de queso tipo Philadelpia)
- 50 gr de azúcar glass

PREPARACIÓN
Rallamos el chocolate, con Thermomix 15 segundos a velocidad 6-8. A continuación le añadimos la mantequilla y lo fundimos, puedes hacerlo en un cazo en baño maría, en el microondas a intervalos de 30 segundos, o con Thermomix programando 1 minuto, 60º, velocidad 3. Incorporamos el mascarpone, el zumo y el azúcar y batimos unos segundos, con Thermomix 30 segundos a velocidad 3.

Fuente del frosting: Dulce evasión by Glo


Como os he dicho en la introducción, este frosting me encanta por lo sencillo y porque está riquísimo. La pega es que no es un frosting con el que se pueda hacer muchas florituras con la manga, pero nada que no se pueda solucionar con una decoración rústica, tan de moda que está últimamente este tipo de tartas. También deciros que si queréis hacer una layer cake como esta, tendréis que hacer dos veces el frosting, para el relleno y el primer sellado de migas y otra después para acabar de cubrir.


Y si optáis por hacer un bizcocho con un solo relleno y cubrir solamente la parte de arriba, como hice con la tarta de abajo, entonces con una vez que hagáis el frosting tenéis bastante. Como queráis hacer la tarta, eso ya lo dejo a vuestra elección, a mí me gusta de las dos maneras.

Ah y por último, como detalle os diré que me gusta decorar esta tarta con unas flores hechas con zanahoria, con la ayuda de un sacapuntas de verduras... como adelanto de lo que vendrá después, jeje



Si te ha servido de inspiración para hacer tu tarta de zanahoria, me encantaría que me lo dijeras, o me enviaras una foto.

Y si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo 
o en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce