Blogging tips

martes, 9 de abril de 2013

TARTA DE FRESAS Y MASCARPONE... o de cómo convertí un Angel Food Cake en una deliciosa tarta


Esta es la tarta que preparé con el bizcocho Angel Food de la anterior entrada. La hice para mi cumpleaños, ahora hace ya un mes, pero tenía tantas entradas que enseñaros antes, que la fui posponiendo... Y ahora caigo que aún no os he enseñado la que le hice a mi nene en enero.... ¿voy o no voy atrasada??. Bueno poco a poco. Ahora le ha tocado el turno a esta, ya que estamos en plena temporada de fresas y creo que os puede apetecer mucho prepararla.


No sólo es bonita y está deliciosa (no, no tengo abuela ¿se nota?) además es muy sencilla de hacer. El bizcocho, como os he dicho, es el Angel Food, pero se me ocurre que también quedaría espectacular con el bizcocho (pa de pessic) de la Sara, así que os dejo el link también en los ingredientes, para que no me pongáis excusa. El relleno es una crema pastelera y unas fresas con mascarpone, fácil, fácil. Y el frosting... ay, el frosting!!! a riesgo de repetirme más que el ajo, he vuelto a repetir el frosting de nata con queso. Ayyy lo siento, pero es mi favorito y era mi cumpleaños... ¡¡me lo merecía!! jeje


TARTA DE FRESAS Y MASCARPONE

INGREDIENTES
Para el bizcocho base
Un Angel Food Cake (receta aquí)
*Podemos sustituir el Angel Food por este fabuloso Pa de pessic (receta aquí)

Para los rellenos
1º Fresas con mascarpone
Fresas
2 o 3 cucharadas de azúcar
250 gr de queso mascarpone
2 cucharadas de azúcar glass (o al gusto)
2º Crema pastelera (receta aquí, o esta fantástica de chocolate blanco de aquí)

Para la decoración
Fresas

Para la cobertura: Frosting de queso y nata
360 ml de nata para montar
250 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
250 gr de queso mascarpone
115 gr de azúcar glass
1 cucharadita de extracto de vainilla


PREPARACIÓN
Primero preparamos el Angel Food. Os dejo el link de la receta arriba en los ingredientes (es la receta anterior a esta). También os he dejado el link del maravilloso Pa de pessic de la Tarta Sara, para que nadie tenga excusas... "que si yo no tengo el molde", "que si quiero un bizcocho más tradicional". Con los dos os quedará una fantástica tarta, ya que son bizcochos muy esponjosos y tiernos.

También dejamos preparados los rellenos. Uno es la crema pastelera (tenéis dos recetas en los ingredientes), que dejaremos enfriar completamente antes de rellenar. Para el otro relleno, cortamos fresas en dados y las dejamos macerar con dos o tres cucharadas de azúcar, durante media hora. Por otro lado, mezclamos el queso mascarpone con el azúcar glass y removemos hasta conseguir una consistencia cremosa.

Preparamos el frosting de la cobertura. Para ello, montamos la nata (en Thermomix, con mariposa a velocidad 3 1/2, sin tiempo pero vigilando de no pasarnos y convertirla en mantequilla. Consejos para montar nata en Thermomix, aquí). Reservamos.
Batimos los quesos con el azúcar glass y el extracto de vainilla (en Thermomix, batimos a velocidad 5 durante 30 segundos).
Mezclamos la nata con los quesos batidos con movimientos suaves y envolventes, y reservamos en la nevera durante al menos 1 hora. 

Para el montaje. Cortamos el bizcocho en tres capas. Escurrimos las fresas, que habrán soltado un rico jugo, pero no lo tiramos, ya que lo vamos a aprovechar para calar un poco el bizcocho. Ponemos la primera capa de bizcocho y calamos con un poco del jugo de las fresas (a mí el bizcocho me queda muy planito, pero si te ha quedado un poco abombado, un truco es utilizar la parte de arriba para la primera capa, y la de abajo para la primera).
Rellenamos con el primer relleno de mascarpone con azúcar y encima las fresas en dados. Ponemos la segunda capa, volvemos a calar con el jugo y extendemos la crema pastelera reservada (si nos cuesta, lo podemos hacer con una manga pastelera o la batimos un poco para que pierda consistencia). Tapamos con la última capa de bizcocho.
Cubrimos toda la tarta con el frosting y decoramos los laterales con la manga pastelera. Colocamos el resto de las fresas arriba y con una brocha las pintamos un poco con el jugo que nos haya sobrado.

Para la decoración con la manga, he utilizado una boquilla estrellada y he hecho lineas, una al lado de la otra, comenzando desde la base de la tarta hasta arriba. Es muy fácil, aunque si requiere que te tomes tu tiempo. Cuando ya hayas cubierto todo el lateral, remata la parte de arriba con unas pequeñas estrellitas de nata. 



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

mabelladeldulce@hotmail.es

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce