Blogging tips

lunes, 25 de enero de 2016

AREPAS RELLENAS DE HUEVO FRITO... del Caribe las traigo yo

Hoy, escribiendo esta entrada, me he dado cuenta de una cosa: Mi blog últimamente parece el festival de la OTI. Hace dos semanas os traje el argentino Matambre a la pizza, después le siguió la Tarta Tres Leches, dulce por excelencia de muchos países latinoamericanos, y la receta que os presento hoy son estas arepas rellenas de huevo frito. Las arepas se consumen habitualmente en Colombia, Venezuela y Panamá, con infinidad de versiones distintas. La que os traigo hoy es la arepa costeña, típica de la costa colombiana... riquísimas.


Hará unos tres meses, estaba hablando con mi primo por Whatsapp de uno de nuestros temas preferidos, la comida. Yo acababa de publicar esta deliciosa Pizza Turca, en la que utilicé para su elaboración la harina de maíz y él, dándome ideas para utilizarla en otras recetas, me habló de estas arepas. Ya os podéis imaginar que en seguida me puse a mirarlas por Internet y la añadí a mi larga lista de “recetas pendientes”. Y así fue como el sábado pasado, saltándome a la torera la dieta y pasando por delante de otras recetas que también quiero probar, acabé haciéndolas... no fuera a caducarse la harina de maíz, jeje. En mi casa triunfaron, pero ya les he advertido; este delicioso bocado sólo lo consumiremos en contadas ocasiones, ya que entre la harina, el huevo y la doble fritura... sanas, lo que se dice muy sanas no son. Pero qué queréis que os diga, un caprichito de vez en cuando nos podemos permitir, ¿no?.


Aviso para navegantes: Aunque la receta parece fácil, no lo es tanto. Hacer la arepa es sencillísimo, incluso freírla no tiene más complicación que lo pringoso que se pone todo. Pero meter el huevo en la arepa sin que esta se rompa, eso ya es otro cantar. A mí me costó hasta tres intentos el conseguirlo, así que si no lo hacéis a la primera no os desaniméis, os aseguro que aunque estén rotas, os las vais a comer igual, jeje

AREPAS RELLENAS DE HUEVOS FRITOS


(para 6 arepas)
240 ml de agua caliente
150 gr de harina blanca de maíz precocida
1 cucharadita de sal
½ cucharadita de azúcar
½ cucharadita de pimentón o cualquier cosa que le dé sabor y color (opcional)
6 huevos
Aceite para freír (c/n)

PREPARACIÓN
Ponemos en un bol grande el agua, previamente calentada (no hace falta que hierva, sólo que se caliente un poco) y le añadimos la sal, el azúcar y el pimentón o la especia elegida (si se la vamos a poner). Removemos bien.  Vamos añadiendo la harina poco a poco y vamos removiendo con una cuchara de madera. Cuando veamos que nos cuesta continuar con la cuchara, seguimos con las manos hasta que veamos una masa formada compacta y sin grumos. Este proceso es muy rápido, no hay que amasar mucho, en un par de minutos la tendréis. (Si la hacemos con Thermomix, ponemos todos los ingredientes de la arepa en el vaso y mezclamos durante 20 segundos a velocidad 6). La masa la dividimos en dos partes y estas a su vez en 6 bolitas (tres de una parte y tres de otra), vigilando que todas tengan más o menos la misma cantidad de masa.
Mi consejo: guardaros una bolita pequeña de masa por si luego la necesitamos para hacer remiendos.


Si tenéis tortillera, las podéis aplanar en ella. Si como yo, ni la tenéis ni la esperáis, podéis hacerlo de la siguiente manera:
Extendemos un papel film en la mesa, encima ponemos una de las bolitas de masa, cubrimos con otro trozo de papel film y ponemos encima un plato. Yo hice servir uno de madera que tengo, pero eso no es imprescindible, un plato cualquiera os hará el mismo servicio. Una vez aplanada, quitamos las grietas de los bordes presionando un poco con los dedos.


Calentamos el aceite en el que vamos a freír las arepas de una en una. Cogemos una de las arepas con cuidado, para que no se nos rompa al manipularlas, y la echamos en el aceite caliente. Veremos que esta se va al fondo. Cuando suba a la superficie, la vamos bañando con el mismo aceite con ayuda de una cuchara y veremos cómo se infla. La tendremos unos 2-3 minutos y la sacamos a una bandeja con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Hacemos lo mismo con el resto de las arepas.
Cuando estén lo suficiente frías para no quemarnos, hacemos un corte con un cuchillo en uno de los bordes. El corte ha de ser suficientemente grande para que quepa el huevo, pero tampoco demasiado para que luego no se nos salga al freírlo. Podéis ver en las fotos de abajo el tamaño del mío. En el primer intento el huevo no entró...jeje
Mi consejo: Esto se me ocurrió sobre la marcha, si veis que al abrirla se os ha agujereado un poco la arepa, para evitar que se os salga el huevo por ahí (me ocurrió con la segunda arepa), podéis ponerle un poco de la masa que nos habíamos guardado al principio.
En una jarrita con pico, echamos el huevo y lo salpimentamos al gusto. Es muy importante que tenga pico pues ya veréis que esto nos facilitará el trabajo de meter el huevo en la arepa. Volvemos a freírlas de una en una, unos 2 minutos más, o hasta que veamos que el huevo se ha cocinado. Las dejamos escurrir un poco sobre papel de cocina y servimos inmediatamente. 



Fuente: Sweet y Salado


Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo



O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce