Blogging tips

lunes, 7 de diciembre de 2015

CREMA DE MEJILLONES... con dos presentaciones. Navidad para principantes en la cocina.

Continuamos con el especial Cocina de Navidad para principiantes. Si la semana pasada os enseñé este tronco de Navidad hecho con galletas y que además de bonito está riquísimo, hoy toca el turno de un plato salado, ideal para presentar como entrante en cualquiera de las comidas navideñas que se nos avecinan. Esta crema de mejillones es fácil de hacer, bastante económica y está deliciosa. Válida para los que comienzan en la cocina, ya que la mayor complicación que puede tener la receta es limpiar los mejillones, jeje... pero yo os voy a enseñar cómo hacerla con mejillones de los que venden ya cocidos y congelados, para que no tengáis excusa para no prepararla. Y aunque digo que es comida para principantes, vuelvo a insistir que esta receta la puede hacer hasta el más experto en la cocina, ya que nadie va a sospechar que te ha costado tan poco hacerla. Además con dos presentaciones que os harán quedar como unos auténticos chefs. Y como siempre, os explico las dos maneras de hacerlo, con Thermomix y sin ella. 

Y dicho todo esto... ¿Comenzamos?


 CREMA DE MEJILLONES

200 gr de cebolla
 100 gr de zanahoria
50 gr de aceite de oliva
200 gr de patata
500 gr de caldo de pescado (ya preparado)
200 gr de leche
200 gr de mejillones cocidos sin cáscara (y descongelados si son congelados)
cebollino para decorar (opcional)



PREPARACIÓN
Sin Thermomix
Troceamos las verduras. En una cazuela calentamos el aceite y sofreímos la cebolla y la zanahoria durante 5 minutos. Añadimos la patata y sofreímos 5 minutos más. Incorporamos el caldo de pescado y cocemos durante 20 minutos a fuego medio-alto. Agregamos la leche y los mejillones y seguimos cociendo 5 minutos más. Trituramos con la batidora hasta dejarlo lo más fino posible.

Notas:
- Si la queremos más líquida podemos añadirle un poco más de caldo.
- Si decidimos utilizar mejillones frescos con cáscara, tendremos que comprar alrededor de 1 kg. Los pondremos con un poco de vino blanco en una cazuela tapada hasta que se abran, y utilizaremos el jugo de la cocción para añadirlo al caldo de pescado.
- Si os gusta el curry, le podéis añadir un poco de esta especia en los últimos 5 minutos. Combina genial con los mejillones.
 
Con Thermomix
Troceamos la cebolla y la zanahoria, junto con el aceite 2 segundos a velocidad 5. Sofreímos 5 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 1. Incorporamos la patata troceada y el caldo y cocemos 20 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 1. Añadimos la leche  y los mejillones ya limpios y programa mos 5 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 2. Trituramos todo a velocidad progressiva 5-10 durante 30 segundos.

Notas:
- Si la queremos más líquida podemos añadirle un poco más de caldo.
- Si decidimos utilizar mejillones frescos con cáscara, tendremos que comprar alrededor de 1 kg. Los pondremos con un poco de vino blanco en una cazuela tapada hasta que se abran, y utilizaremos el jugo de la cocción para añadirlo al caldo de pescado.
- Si os gusta el curry, le podéis añadir un poco de esta especia en los últimos 5 minutos. Combina genial con los mejillones.
 
Presentación:
Os voy a enseñar dos maneras fáciles de presentar este plato. 

Si os decidís por la primera presentación, tened en cuenta cuando vayáis a comprar los mejillones de comprar unos cuantos más para decorar el plato, lo ideal son tres mejillones enteros por ración. Por último, añadimos un poco de cebollino picado.
 
 


La segunda opción es hacerle una tapa de hojaldre. Animaros, ya que es una presentación muy vistosa pero a la vez sencilla, que no os dé miedo. Para ello, compramos hojaldre fresco y cortamos unos círculos. Para saber la medida que necesitamos, utilizaremos de molde el cuenco dónde vamos a servir la crema. Cortamos alrededor dejando un poco de espacio de más para que enganche alrededor. Tampoco es necesario dejar mucho margen, con un poco es suficiente. Una vez cortados los círculos, ponemos la crema dentro y mojamos todo el borde con un poco de agua para que enganche bien el hojaldre. No se os ocurra cambiar el agua por huevo batido, ya que la presentación quedarà un poco más sucia... os lo digo por experiencia, mejor con agua. Ponemos el hojaldre encima y nos aseguramos de que queda bien enganchado por los bordes, ya que si no está bien, al hornearse, se puede despegar. Pincelamos un poco con huevo batido y ponemos en el horno a 180ºC durante 20 minutos. La temperatura y el tiempo es aproximado, mi consejo es que miréis en el envase de vuestro hojaldre a cuántos grados se hornea, ya que en algunos os pondrá a 200ºC o incluso más. A partir del minuto 15, comenzad a mirar para que no se os dore en exceso, no queremos un hojaldre quemado. El mío con esa temperatura y ese tiempo fue suficiente. 

 

Esta presentación es ideal porque lo podemos tener preparado un poco antes, metido en la nevera con un papel film encima para que no se nos reseque el hojaldre, y hornear en el último momento. Aunque mi consejo es que la sirváis 5 minutos después de haberlo sacado del horno, ya que recién sacado estará muy caliente.

 
Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo


O en mi página del Facebook 


https://www.facebook.com/anadieamargaundulce