Blogging tips

martes, 4 de marzo de 2014

TARTA DE TOMATES CHERRY con queso de pesto

Alguna vez me habéis preguntado sobre ideas para hacer una cena con invitados y no pasar demasiado tiempo en la cocina. No sé a vosotros, pero a mí particularmente no me gusta, cuando invito a comer o cenar, perderme la mitad de la velada porque estoy liada en la cocina, así que procuro hacer recetas que pueda tener preparadas con antelación, o aquellos platos en los que el horno (... bendito horno) cobre un protagonismo especial. Esta receta de hoy, es ideal para estos casos, aunque, a decir verdad, es fantástica para cualquier momento, hasta para comértela tú solo delante de la tele. Es vistosa, no olvidemos que la vista es un factor importante a tener en cuenta, fácil, como todo lo que os enseño en este blog, y muy, pero que muy rica. Si le añadimos a todo ello, que tanto se puede servir templada como fría, y que podemos adaptar el formato a tamaño individual, si así lo preferimos, nos encontramos con la receta estrella de cualquier cena que se precie.


El crujiente del hojaldre, el dulzor de la cebolla y los tomates cherry, junto con la acidez de estos últimos, la cremosidad del queso y la intensidad del pesto, hacen de este plato un verdadero lujo para los sentidos. Si la probáis, me contáis... 


TARTA DE TOMATES CHERRY 

INGREDIENTES
Cebolla caramelizada (receta más abajo)
Lámina de hojaldre
Tomates cherry 
Aceite, sal y albahaca para aliñar los tomates
Queso al gusto; en mi caso, queso de cabra y queso de pesto


CEBOLLA CARAMELIZADA FÁCIL

INGREDIENTES
1 lata de cebolla frita
4 cucharadas de azúcar moreno
2 cucharadas de vinagre balsámico

PREPARACIÓN
En una sartén, ponemos la cebolla, en cuanto tome un poco de calor, añadimos las cucharadas de azúcar y el vinagre y dejamos reducir, hasta que absorba casi todo el líquido.


PREPARACIÓN
Precalentamos el horno a 200ºC. En un cuenco maceramos los tomates partidos por la mitad con sal, aceite de oliva y albahaca. Dejamos reposar mientras continuamos con la receta.
Cortamos el hojaldre de la medida que queramos hacer nuestra tarta. Yo en este caso, opté por hacer dos tartas rectangulares, por lo que corté por la mitad la lámina y le hice un borde por los lados con el mismo hojaldre. Pinchamos el centro con un tenedor, para evitar que suba demasiado la masa, y horneamos 5 minutos. Con esto conseguimos una precocción del hojaldre que hará que los ingredientes húmedos, que vamos a poner, no nos reblandezcan en exceso el hojaldre y lo vuelva chicloso e incomible.
Una vez hemos precocinado el hojaldre, le añadimos una capa de cebolla caramelizada, a continuación los tipos de quesos, y por último las mitades de los tomates cherry.
Horneamos 15 minutos más.


Sugerencia: Si no encuentras queso pesto, puedes añadirle los quesos que sean de tu agrado. Otra opción es poner un queso suave que funda bien, y añadirle un poco de salsa de pesto. Esta la puedes comprar ya hecha, o la puedes elaborar casera triturando unas hojas de albahaca, con un diente de ajo, un poco de aceite de oliva y un puñado de piñones.



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce