Blogging tips

miércoles, 30 de enero de 2013

HUEVOS EN CORRAL... aprendiendo a ser generosos

Hace tiempo que no os cuento una anécdota de las mías… me parece oír una vocecilla que dice: “no hace falta, mujer” … síííí, que sí que hace falta, que la receta de hoy es muy light y tengo que engordar la entrada un poco, jajaja

Esta mañana cuando iba a trabajar en el autobús, iba pensando en que el egoísmo es un don innato del ser humano. A ser generoso aprendemos con el tiempo (bueno, no todos, también hay que decirlo). Cuando somos niños, somos egoístas por naturaleza, cuántas veces le he dicho a mi hijo que los juguetes, con los que ya no juega, los vamos a dar a otros niños que no tienen tanta suerte, y siempre su respuesta es la misma;”¿es que los Reyes no saben dónde viven esos niños? ¡¡Si son Magos!!”... Y yo empeñada en hacer ver a mi hijo la importancia en esta vida de ser generoso, generoso sí, pero no tonto!! jaja

Pues como os decía, la generosidad es una cualidad que nos enseñan nuestros padres, la vamos adquiriendo con el paso de los años (vuelvo a insistir que no en todos los casos, por desgracia) y la vamos perdiendo a medida que nos hacemos más mayores, y eso yo lo veo claro en el autobús. Hoy sin ir más lejos, venía un señor con muletas, apoyado en mi brazo (que con toda la amabilidad, de la que aún dispongo, le he ofrecido) porque ninguno de los señores y señoras mayores ha querido levantarse de su asiento, y para acceder a los demás sitios hay que subir un super escalón. Está muy bien que haya asientos reservados para los más mayores, pero esos asientos también están destinados para gente con alguna incapacidad, y además, una de las señoras que allí estaba sentada dignamente, iba delante mía en el trayecto de ir a buscar el bus y caminaba tan rápido, que yo no la alcanzaba. Cuando he llegado a su lado, jadeaba… no, ella no, la que estaba sin aliento, era yo!! jajajaja

Y es que la naturaleza siempre sigue su curso.


Fuente: Clase Thermomix verano 2011

HUEVOS EN CORRAL CON JUDÍAS VERDES Y CALABACÍN

INGREDIENTES 
500 gr de judías verdes planas frescas cortadas en cintas
8 rodajas de calabacín con piel
4 huevos
Picatostes o tostaditas para acompañar

400 gr de agua

Para el aliño
1 diente de ajo

1 cayena
6 almendras crudas sin piel
70 gr de aceite de oliva
 
Media cucharadita de sal
Media cucharadita de pimentón
1 cucharada de pan rallado
1 cucharada de vinagre


PREPARACIÓN
Con Thermomix
Comenzamos por el aliño, poniendo en el vaso todos los ingredientes del mismo, excepto el vinagre. Mezclamos 4 segundos a velocidad 5.
Sofreímos 3 minutos, Varoma, velocidad 2. Cuando falten 10 segundos para terminar el tiempo, añadimos el vinagre por el bocal. Reservamos en una salsera.
Sin lavar el vaso, echamos el agua y colocamos el recipiente varoma en su posición, con las judías y el calabacín. Programamos 15 minutos (yo al final lo tuve 20 minutos, pues me gusta un poco más hecha la judía), Varoma, velocidad 1. Una vez cocidas, retiramos las verduras y reservamos. No tiraremos el agua del vaso y mantendremos caliente, ya que lo vamos a necesitar para el siguiente paso. 
Ahora, forramos la bandeja del recipiente varoma, con papel de horno previamente humedecido con agua, y encima colocamos las rodajas de calabacín en 4 círculos de 10 cm para formar la base de los corrales. Formamos con las cintas de judía los corrales. Cascamos dentro de cada un huevo. Volvemos a colocar el recipiente Varoma en su posición y programamos 5 minutos, Varoma, velocidad 1.
Servimos acompañado de tostaditas o picatostes, y la salsa reservada.


Sin Thermomix
Comenzamos por el aliño, poniendo en un cazo todos los ingredientes del mismo, excepto el vinagre. Mezclamos bien.
Sofreímos 3 minutos y antes de acabar, añadimos el vinagre. Reservamos en una salsera.
En una olla vaporera, echamos el agua y colocamos la bandeja, con las judías y el calabacín. Si no tienes vaporera, puedes hacer este procedimiento en el microondas, con los recipientes que venden para tal uso o
fabricarte una casera con una olla y un colador (que no sea de plástico y que quepa dentro de la olla). Cocemos entre 15 y 20 minutos. Una vez cocidas, retiramos las verduras y reservamos. No tiraremos el agua del vaso y mantendremos caliente, ya que lo vamos a necesitar para el siguiente paso. 
Ahora, forramos la bandeja de la vaporera, con papel de horno previamente humedecido con agua, y encima colocamos las rodajas de calabacín en 4 círculos de 10 cm para formar la base de los corrales. Formamos con las cintas de judía los corrales. Cascamos dentro de cada un huevo. Volvemos a cerrar la olla y cocemos 5 minutos más.
Servimos acompañado de tostaditas o picatostes, y la salsa reservada.

Os dejo esta estupenda receta rica, sana, nutritiva. Para cuidarnos de los excesos, nos va a sentar de maravilla. Pero no os relajéis... como los cumpleaños no saben de dieta, la semana que viene os traigo una tarta, de las muchas que estoy haciendo este mes, y es que, en menos de un mes y medio, en mi casa ¡¡tenemos 4 cumpleaños!!. Aunque intentaré no llenaros de dulce y os las iré administrando poco a poco, no os prometo nada, al fin y al cabo... a nadie le amarga un dulce, no???... upss ¿¿dónde habré oído esa frase antes??

Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

mabelladeldulce@hotmail.es

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce