Blogging tips

jueves, 28 de junio de 2012

GUACAMOLE... Balance Positivo

La semana que viene, mi blog cumple dos años... y ¡¡qué dos años!! Si tuviera que hacer un balance de esta experiencia, os aseguro que la balanza se inclinaría hacia el lado positivo, sin lugar a dudas.

Durante estos dos años, me ha llenado de alegría...

- Los amigo/as bloguero/as que he conocido, a los que admiro y, en algunos casos, quiero como si los conociera de toda la vida. A algunos, voy a conocerlos este verano, así que ya os contaré.
- La satisfacción que me da los comentarios, ánimos y felicitaciones que he recibido de mi familia, amigos, conocidos.. y desconocidos, hasta ahora, que leen esta bitácora. Para que os hagáis una idea los que no tenéis blog, es comparable a cuando la maestra te dice que tu niño es de los más listos de la clase, o la vecina del quinto te comenta que tu hijo cada día está más guapo... te hinchas como un pavo,  y no sabes si vas a poder salir por la puerta, jeje
- El que alguien me comente que ha hecho una receta y que a su familia le ha gustado. Eso es realmente el "life motif" de este blog, así que la dicha es doble.
- El grupo tan fantástico que hemos formado con el Desafío en la Cocina, el último proyecto en el que me he embarcado y que tan buenos momentos me está haciendo pasar.

Y me ha entristecido...

- Poca cosa la verdad, ya os he dicho que el balance es muy positivo, pero si tengo que decir algo, por ejemplo, sería el poco tiempo que a veces dispongo para dedicarme a esto y que, a veces, hace que me llegue a agobiar un poco. Intento devolver visitas de todo aquel que me comenta, responder a todos los emails que me mandan, publicar al menos una vez por semana... aunque a menudo suponga llegar con la lengua fuera.
- Algun bloguero (por llamarlo de alguna forma) caradura que se monta un blog a costa del esfuerzo y el saber hacer de otros compañeros, no sólo copiando receta, pues eso es lo de menos, sino apropiándose de fotos que no son suyas, recortándolas, dándoles la vuelta y haciéndolas pasar por propias. No hace falta que diga nada más, porque no quiero hacer publicidad del blog en concreto... es una lástima, pero en todos los cocidos siempre hay un garbanzo negro...



La receta que os traigo hoy es sana, rica, refrescante y encima se hace en un pis-pás, por lo que la cocina la pisamos poco... y eso, con estos calores, se agradece.

Me ha encantado el toque que le da la lima. Si podéis conseguirla, os aconsejo que no la sustituyáis por limón, a no ser que no os quede más remedio.

Fuente: Libro de Thermomix "Simplemente espectacular"

GUACAMOLE

INGREDIENTES
1 cebolleta mediana o 2 pequeñas
1 tomate rojo mediano
1 rama de cilantro
1 pimiento jalapeño o una cucharadita de tabasco verde (yo no tenía y le puse la mitad de una cucharadita de tabasco rojo, dependerá de lo picante que se quiera)
50 gr de aceite de oliva virgen extra (yo 40 gr)
El zumo de media lima
2 aguacates maduros (yo puse 3 aguacates, ya que no eran muy grandes)

PREPARACIÓN
Con Thermomix.
Se ponen todos los ingredientes en el vaso en el mismo orden indicado en los ingredientes. Programamos 15 segundos a velocidad 4.
Sin Thermomix.
Cortamos el tomate en daditos y troceamos el aguacate, Lo ponemos todo en un cuenco, riega con unas gotas de lima y machaca con el tenedor. Pica la cebolla muy fina, el cilantro y el pimiento jalapeño (en su defecto añadiremos la cucharadita de tabasco), y lo agregamos todo a la mezcla.

Servimos el guacamole en un cuenco acompañado de unos nachos. Para conservarlo sin que se oxide, ponemos el hueso del aguacate dentro del cuenco del guacamole.

También podéis optar por servirlo, con un toque más "chic", presentándolo en copas a modo de cóctel.



Además os voy a dar una idea, para hacer nachos más grandes partiendo de la base de las típicas tortillas mexicanas.

Las recortamos en formas triangulares y las freímos en aceite caliente. Dejamos escurrir sobre papel de cocina y dejamos enfriar.
Otra manera de hacerlos es horneándolos un poco hasta que los veáis doraditos. Podéis probar de las dos maneras, y decidiros por vuestra favorita...  si queréis mi opinión (y si no también, jeje), a mí me gusta mucho más la textura cuando se hacen fritos.




miércoles, 20 de junio de 2012

PAVLOVA CON CREMA AL CHOCOLATE BLANCO Y FRUTAS... Segundo Desafío en la Cocina

Por fin llegó el día 20 y con él, el Segundo Desafío en la Cocina. Y qué ganas tenía de que llegara...

Este mes me tocó a mí lanzar el guante y proponer el reto, esta vez dulce, y os puedo asegurar que fue toda una odisea. El caso es que el día 1, que es el día que proponemos, yo me encontraba (cómo seguramente muchos sabréis, pues llevo tres entradas hablando de eso.. jeje) ¡¡en pleno crucero!! Pero ¿qué queréis que os diga? yo ya me había comprometido y una palabra es una palabra, aunque ésta te salga cara... Así que a riesgo de que mi marido me tirara por la borda y con el wifi marítimo más caro que el kilo de caviar ruso, me dispuse a enviar mi Desafío Dulce: La Pavlova.


Hace aproximadamente mes y medio, me senté al lado, en una comida en Tarragona, de Ana Mª. Y ¿a qué no adivináis de qué hablamos durante el transcurso de dicha comida?... pues sí, ¡¡de recetas de cocina!! (si es que la cosa es de formación profesional, jeje). El caso es que ella tiene una hija en Australia y fue la que me animó a probar este postre. Me comentó que en su casa cada vez que lo hace triunfa y me explicó la receta, su textura... en fin, ¡¡que casi me sienta mal la tarta de manzana que me estaba comiendo yo!! jaja. Me lo metió en la cabeza de tal manera, que estaba esperando la ocasión para prepararla... y la oportunidad se me presentó en forma de desafío!!

Muchas gracias Ana Mª, pues es una tarta deliciosa, ligera (aunque penséis que es pesada os tengo que decir que para nada) y preciosa.

Comentaros que al final de la receta os pondré el enlace para que podáis visitar el blog que hemos creado de Desafío en la Cocina y así veréis las distintas propuestas de mis compañeras.... ¡¡seguro que os encantarán!!


La historia de este postre cuenta que se preparó en honor a la bailarina Anna Pavlova en 1926. El cocinero quiso un dulce que se pareciera a ella, blanco, ligero y delicado. Y desde luego, lo consiguió. Lo que no se sabe a ciencia cierta es de dónde es originaria la receta, ya que la reclaman como propia en Nueva Zelanda y en Australia. ¡¡Yo lo dejo en empate!!

La tarta consiste en una base de merengue horneada, con una textura crujiente por fuera, pero cremoso y aireado por dentro. Una vez horneado se cubre con nata (o chantilly), crema o con una mousse y se corona con frutas.

Yo he escogido hacerlo con una crema al chocolate blanco que ha hecho las delicias de mi marido. Para decorar le puse frutos rojos y kiwi, un acierto ya que le va genial ese toque ácido con el dulzor del merengue y la crema.

¡¡Vamos al lío!!

PAVLOVA CON CREMA AL CHOCOLATE BLANCO Y FRUTAS

INGREDIENTES
- Merengue (los ingredientes para el merengue más abajo)
- Crema al chocolate blanco (los ingredientes para la crema más abajo)
- Una tableta de chocolate blanco para deshacer y pincelar el hueco de la Pavlova (es opcional)
- Frutas variadas (yo usé fresas, kiwis, grosellas, frambuesas y moras) 

INGREDIENTES PARA EL MERENGUE
4 claras
200 gr de azúcar (si lo haces con varillas que el azúcar sea glass)
1 cucharadita de vinagre de vino, frambuesa o manzana
1 cucharadita de maizena
1 pellizco de sal

INGREDIENTES PARA LA CREMA AL CHOCOLATE BLANCO
200 gr de leche condensada a temperatura ambiente
300 gr de leche
a temperatura ambiente
4 yemas a temperatura ambiente 
40 gr de maizena
1 ó 2 cucharaditas de azúcar vainillado
25 gr de mantequilla
100 gr de chocolate blanco


PREPARACIÓN DE LA PAVLOVA Con Thermomix
Comenzamos preparando el merengue la noche anterior.
Vais a ver que la explicación del merengue es muy larga. Sé que hay mucha gente que le cuesta hacer merengue en la Thermomix, así que aquí tenéis una serie de pautas que os va a ayudar a conseguir un merengue perfecto.
PREPARACIÓN DEL MERENGUE
Precalentamos el horno a 150º
Antes de comenzar con la preparación del merengue, nos aseguraremos de que las claras estén a temperatura ambiente (un mínimo de media hora antes de comenzar con la receta) y pesaremos el azúcar que reservaremos. Con el vaso y las cuchillas muy limpios y secos (puedes pasarle un papel con vinagre para asegurarte de que no tenga restos de ninguna grasa), ponemos la mariposa en las cuchillas e incorporamos las claras con la sal. Programamos 4 minutos a velocidad 3. Muy importante que pasados los primeros segundos, y cuándo veamos que ya no salpica quitar el cubilete, ya que lo que necesitan las claras es aire.
Con la máquina en marcha y en velocidad 3, vamos incorporando poco a poco el azúcar. Yo lo hago poniendo el azúcar en la tapadera de la Thermomix y voy empujándola poco poco hacia dentro del vaso. Una vez terminado, disolvemos la maicena en el vinagre y seguimos batiendo en la misma velocidad y, muy poco a poco lo vamos añadiendo.
Seguimos batiendo en velocidad 3 unos minutos más.
Mientras preparamos una bandeja de horno forrada con papel de hornear y dibujamos un círculo con lápiz del diámetro que queramos hacer nuestra Pavlova (yo después le doy la vuelta al papel ya que no me gusta que el dibujo tome contacto con el merengue, pero eso ya son manías) echamos la mitad sobre el círculo dibujado y lo vamos extendiendo hasta cubrirlo (el círculo lo único que hará es de plantilla para que nos quede con forma redonda). con una cuchara colocamos el resto de merengue en los bordes y vamos formando un nido grande en el centro, a modo de cesta. Se hornea 10 minutos 150º, y después a 100º durante 1 hora aproximadamente, dependerá de horno. Yo lo pongo en la bandeja de abajo para que no se me tueste demasiado.
Apagamos el horno y dejamos enfriar la pavlova dentro con la puerta entreabierta. Yo lo dejo toda la noche. 
Nos quedará seco por fuera pero por dentro esponjoso.

PREPARACIÓN DE LA CREMA AL CHOCOLATE BLANCO
Echamos todos los ingredientes de la crema en el vaso, excepto la mantequilla y el chocolate. Mezclamos 10 segundos a velocidad 5. Colocamos la mariposa y programamos 10 minutos, temperatura 90º, velocidad 2. Añadimos la mantequilla a trocitos y mezclamos unos segundos más a velocidad 2. Añadimos el chocolate blanco troceado y dejamos que con el calor de la crema se derrita. Reservamos en un bol con papel film, procurando que este toque la crema y no quede ninguna bolsa de aire.

MONTAJE DE LA PAVLOVA
Antes de servir, pincelamos el hueco que hemos dejado del merengue con chocolate blanco fundido (yo lo hago en el microondas a intervalos de 30 segundos, con cuidado de que no se nos queme). dejamos enfriar unos minutos en la nevera hasta que el chocolate se solidifique. Rellenamos con la crema y decoramos con la fruta.

PREPARACIÓN DE LA PAVLOVA Sin Thermomix
Comenzamos preparando el merengue la noche anterior.
PREPARACION DEL MERENGUE
Precalentamos el horno a 150º
Antes de comenzar con la preparación del merengue, nos aseguraremos de que las claras estén a temperatura ambiente (un mínimo de media hora antes de comenzar con la receta) y pesaremos el azúcar que reservaremos. Ponemos en un bol hondo las claras y con varillas eléctricas (o con cualquier otro robot de cocina) las montamos a punto de nieve. Sin dejar de batir, vamos incorporando poco a poco el azúcar, la maizena y el vinagre. Continúa batiendo hasta que todos los ingredientes se integren.
Mientras preparamos una bandeja de horno forrada con papel de hornear y dibujamos un círculo con lápiz del diámetro que queramos hacer nuestra Pavlova (yo después le doy la vuelta al papel ya que no me gusta que el dibujo tome contacto con el merengue, pero eso ya son manías) echamos la mitad sobre el círculo dibujado y lo vamos extendiendo hasta cubrirlo (el círculo lo único que hará es de plantilla para que nos quede con forma redonda). con una cuchara colocamos el resto de merengue en los bordes y vamos formando un nido grande en el centro, a modo de cesta. Se hornea 10 minutos 150º, y después a 100º durante 1 hora aproximadamente, dependerá de horno. Yo lo pongo en la bandeja de abajo para que no se me tueste demasiado.
Apagamos el horno y dejamos enfriar la pavlova dentro con la puerta entreabierta. Yo lo dejo toda la noche. 
Nos quedará seco por fuera pero por dentro esponjoso.

PREPARACIÓN DE LA CREMA AL CHOCOLATE BLANCO
Ponemos todos los ingredientes en un cazo a fuego lento, excepto la mantequilla y el chocolate, con cuidado de que no hierva y sin dejar de remover, hasta que coja el cuerpo de una crema. Añadimos la mantequilla a trocitos y mezclamos unos segundos. Añadimos el chocolate blanco troceado y dejamos que con el calor de la crema se derrita. Reservamos en un bol con papel film, procurando que este toque la crema y no quede ninguna bolsa de aire.

MONTAJE DE LA PAVLOVA
Antes de servir, pincelamos el hueco que hemos dejado del merengue con chocolate blanco fundido (yo lo hago en el microondas a intervalos de 30 segundos, con cuidado de que no se nos queme). dejamos enfriar unos minutos en la nevera hasta que el chocolate se solidifique. Rellenamos con la crema y decoramos con la fruta.

Aquí os dejo una foto para que veáis el corte. Os puedo asegurar que no le hace justicia.


Cuando el pasado 20 de Mayo os daba a conocer el Primer Desafío en la Cocina con la receta de la lasaña, poco nos podíamos imaginar que tuviera tan buena acogida entre los demás blogs. Para este Segundo Desafío se nos han añadido 10 blogs más, por lo que nos hemos visto obligadas a abrir un blog exclusivamente dedicado a subir las recetas de los desafíos mensuales.

Así que si te has quedado con ganas de ver más Pavlovas, ya lo sabes... pincha en la imagen y disfruta!!


¡¡ÚNETE AL DESAFÍO!!



martes, 12 de junio de 2012

MEJILLONES EN ESCABECHE... en tierra firme y La Sirena

Ya estoy en tierra firme. Aunque lo de tierra firme es un decir, pues el barco no se ha movido para nada, y es que el Mediterráneo estaba como una balsa de aceite. Llegué incluso a pensar, durante los dos primeros días de navegación que no pisamos tierra, que todo era un decorado tipo "El show de Truman"... sí, lo sé, siempre he tenido mucha imaginación... menos mal que llegamos a Túnez, porque yo ya me veía levantando el telón del fondo ficticio de un escenario tan sumamente bello. Si no habéis hecho un crucero nunca, os lo recomiendo absolutamente... una experiencia para repetir sin lugar a dudas.

La receta que os traigo hoy tiene su gracia. Porque que vuelvas de crucero, llegues a casa, abras el buzón y lo primero que te encuentres en él sea un vale canjeable por 4 productos de la cadena de congelados "La Sirena" tiene su punto. 

Un par de semanas antes de irme, recibía un email de bloguzz, indicándome que mi blog había sido seleccionado para la promoción "Desde el 26 de abril ¡la Sirena baja los precios de 100 productos! 100 razones para llenar tu congelador"... Al menos alguien piensa en el ciudadano de a pie en estos momentos de crisis... La verdad es que tampoco me va a costar excesivamente recomendaros este establecimiento, ya que yo suelo hacer la compra en él, al menos una vez al mes. ¿Mis razones? las encontraréis después de la receta. 

Los productos consistían en: Rodajas de merluza Basic, Ensaladilla Rusa Basic, Mejillones cocidos sin cáscara Basic y Rabas empanadas. Con los dos últimos productos y unas olivas, me marqué este fantástico aperitivo el sábado.


Fuente: Velocidad Cuchara

MEJILLONES EN ESCABECHE
INGREDIENTES 
Para el escabeche:
- 65 gr de aceite de oliva Virgen Extra
- 1 cebolla dulce grande o 2 cebolletas tiernas pequeñas
- 6 ajos pelados
- 1 hoja de laurel
- 8 granos de pimienta negra
- 1- 2 cucharaditas de pimentón dulce

- 100 gr de vino blanco (o el caldo de cocer los mejillones)
- 75 gr de agua
Para terminar el escabeche:

- 125 gr de Aceite de Oliva Virgen Extra
- 100 gr de Vinagre de Manzana
- 25 gr de vino blanco


- 500 gr de mejillones congelados, cocidos y sin concha (si los compras frescos con concha será más cantidad, como un kilo y medio. Para cocerlos, ponlos en una cazuela con 100 gr de vino blanco y sácalos conforme se vayan abriendo. Elimina las barbas y reserva el mejillón cocido. Cuela y reserva en un vaso el caldo que hayan soltado)

PREPARACIÓN
Con Thermomix 
Ponemos en el vaso de la Thermomix los 65 gr de aceite de oliva virgen extra y programamos 12 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda. Cuando pase 1 minuto y medio del tiempo programado, el aceite habrá alcanzado la temperatura varoma, entonces añadimos la cebolla cortada en juliana, los ajos pelados, la hoja de laurel y los granos de pimienta.
Cuando termine de pocharse la cebolla, añadiremos 100 gr de vino blanco y los 75 gr de agua (o el del caldo de los mejillones añadiendo agua hasta llegar a la cantidad de 175 gr) y programaremos 10 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara y giro a la izquierda. Para que reduzca quita el cubilete.
Una vez reducido el caldo, añadiremos 1 o 2 cucharaditas de postre de pimentón dulce, con cuidado de que no caiga en las cuchillas y lo mezclaremos 20 segundos en velocidad 2. Si os gustan un poco picantes, podéis aprovechar ahora para poner pimentón picante o 1 cayena.
Añadimos los 125 gr de aceite de Oliva Virgen Extra, 100 gr de vinagre de manzana y 25 gr de vino blanco. Programamos 6 minutos, temperatura varoma, velocidad 1 y giro a la izquierda (Si os gustan más suaves, programamos 12 minutos, para que el vinagre pierda fuerza).

Volcamos este escabeche en el recipiente donde hemos guardado los mejillones, dejamos templar y cuando se enfríe los metemos en la nevera de un día para otro. 
Esta receta mejora con los días. En la nevera, cubiertos del escabeche y en un tarro hermético, os pueden aguantar un par de semanas perfectamente.


Sin Thermomix 
Calienta en un cazo o sartén profunda los 65 gr de aceite de oliva virgen extra. Añadimos la cebolla cortada en juliana, los ajos pelados, la hoja de laurel y los granos de pimienta.
Cuando termine de pocharse la cebolla, añadiremos 100 gr de vino blanco y los 75 gr de agua (o el del caldo de los mejillones añadiendo agua hasta llegar a la cantidad de 175 gr) y dejaremos reducir 10 minutos.
Una vez reducido el caldo, añadiremos 1 o 2 cucharaditas de postre de pimentón dulce, remueve bien para evitar que se queme el pimentón. Si os gustan un poco picantes, podéis aprovechar ahora para poner pimentón picante o 1 cayena.
Añadimos los 125 gr de aceite de Oliva Virgen Extra, 100 gr de vinagre de manzana y 25 gr de vino blanco. Cuece 6 minutos más.
(Si os gustan más suaves, cocemos unos 12 minutos, para que el vinagre pierda fuerza).
Volcamos este escabeche en el recipiente donde hemos guardado los mejillones, dejamos templar y cuando se enfríe los metemos en la nevera de un día para otro. 
Esta receta mejora con los días. En la nevera, cubiertos del escabeche y en un tarro hermético, os pueden aguantar un par de semanas perfectamente.


Aquí van mis razones para comprar en la Sirena:
- Por la proximidad, tengo una tienda al lado del trabajo y otra en el Centro Comercial dónde hago la compra, así que es parada obligatoria.
- Por la calidad de sus productos. Por ejemplo, el salmón no lo he vuelto a comprar fresco. Los lomos vienen limpios de espinas y grasas y son una delicia... siempre tengo en el congelador.
- Por su amplio surtido. Tienen pescados, mariscos, verduras, carnes, helados, postres, cocina del mundo, para los peques de la casa, platos precocinados... menos las carnes, lo demás lo he probado casi todo y recomendable 100%.
- Por el precio competitivo.  Muy buena relación calidad/precio.