Blogging tips

jueves, 28 de junio de 2012

GUACAMOLE... Balance Positivo

La semana que viene, mi blog cumple dos años... y ¡¡qué dos años!! Si tuviera que hacer un balance de esta experiencia, os aseguro que la balanza se inclinaría hacia el lado positivo, sin lugar a dudas.

Durante estos dos años, me ha llenado de alegría...

- Los amigo/as bloguero/as que he conocido, a los que admiro y, en algunos casos, quiero como si los conociera de toda la vida. A algunos, voy a conocerlos este verano, así que ya os contaré.
- La satisfacción que me da los comentarios, ánimos y felicitaciones que he recibido de mi familia, amigos, conocidos.. y desconocidos, hasta ahora, que leen esta bitácora. Para que os hagáis una idea los que no tenéis blog, es comparable a cuando la maestra te dice que tu niño es de los más listos de la clase, o la vecina del quinto te comenta que tu hijo cada día está más guapo... te hinchas como un pavo,  y no sabes si vas a poder salir por la puerta, jeje
- El que alguien me comente que ha hecho una receta y que a su familia le ha gustado. Eso es realmente el "life motif" de este blog, así que la dicha es doble.
- El grupo tan fantástico que hemos formado con el Desafío en la Cocina, el último proyecto en el que me he embarcado y que tan buenos momentos me está haciendo pasar.

Y me ha entristecido...

- Poca cosa la verdad, ya os he dicho que el balance es muy positivo, pero si tengo que decir algo, por ejemplo, sería el poco tiempo que a veces dispongo para dedicarme a esto y que, a veces, hace que me llegue a agobiar un poco. Intento devolver visitas de todo aquel que me comenta, responder a todos los emails que me mandan, publicar al menos una vez por semana... aunque a menudo suponga llegar con la lengua fuera.
- Algun bloguero (por llamarlo de alguna forma) caradura que se monta un blog a costa del esfuerzo y el saber hacer de otros compañeros, no sólo copiando receta, pues eso es lo de menos, sino apropiándose de fotos que no son suyas, recortándolas, dándoles la vuelta y haciéndolas pasar por propias. No hace falta que diga nada más, porque no quiero hacer publicidad del blog en concreto... es una lástima, pero en todos los cocidos siempre hay un garbanzo negro...



La receta que os traigo hoy es sana, rica, refrescante y encima se hace en un pis-pás, por lo que la cocina la pisamos poco... y eso, con estos calores, se agradece.

Me ha encantado el toque que le da la lima. Si podéis conseguirla, os aconsejo que no la sustituyáis por limón, a no ser que no os quede más remedio.

Fuente: Libro de Thermomix "Simplemente espectacular"

GUACAMOLE

INGREDIENTES
1 cebolleta mediana o 2 pequeñas
1 tomate rojo mediano
1 rama de cilantro
1 pimiento jalapeño o una cucharadita de tabasco verde (yo no tenía y le puse la mitad de una cucharadita de tabasco rojo, dependerá de lo picante que se quiera)
50 gr de aceite de oliva virgen extra (yo 40 gr)
El zumo de media lima
2 aguacates maduros (yo puse 3 aguacates, ya que no eran muy grandes)

PREPARACIÓN
Con Thermomix.
Se ponen todos los ingredientes en el vaso en el mismo orden indicado en los ingredientes. Programamos 15 segundos a velocidad 4.
Sin Thermomix.
Cortamos el tomate en daditos y troceamos el aguacate, Lo ponemos todo en un cuenco, riega con unas gotas de lima y machaca con el tenedor. Pica la cebolla muy fina, el cilantro y el pimiento jalapeño (en su defecto añadiremos la cucharadita de tabasco), y lo agregamos todo a la mezcla.

Servimos el guacamole en un cuenco acompañado de unos nachos. Para conservarlo sin que se oxide, ponemos el hueso del aguacate dentro del cuenco del guacamole.

También podéis optar por servirlo, con un toque más "chic", presentándolo en copas a modo de cóctel.



Además os voy a dar una idea, para hacer nachos más grandes partiendo de la base de las típicas tortillas mexicanas.

Las recortamos en formas triangulares y las freímos en aceite caliente. Dejamos escurrir sobre papel de cocina y dejamos enfriar.
Otra manera de hacerlos es horneándolos un poco hasta que los veáis doraditos. Podéis probar de las dos maneras, y decidiros por vuestra favorita...  si queréis mi opinión (y si no también, jeje), a mí me gusta mucho más la textura cuando se hacen fritos.