Blogging tips

miércoles, 15 de febrero de 2012

SOLOMILLOS DE CERDO CON ALLIOLI DE SOBRASADA... bye bye San Valentín

Uff, ya pasó San Valentín, e iba a añadir... menos mal!!! jeje... Lo siento pero no soporto este día, no entiendo por qué tiene que existir "un día oficial del amor", ¿es que el resto del año no cuenta?.... "Cariño, hoy te quiero mucho, pero cómo mañana te vuelvas a dejar los calcetines en medio del pasillo... te pongo las maletas en la calle, ¿entendido?????" Y para más inri, estos días la red se ha visto afectada por un virus amoroso que hace que lo vea todo ¡¡llenito de corazones!!! jajajaja 

Tanto si celebras San Valentín como si no, la receta que traigo hoy es ideal para cualquier celebración que se precie. Pon este plato en la mesa y tu pareja, tu familia, tus amigos... te van a querer los 365 días del año!!!


SOLOMILLO DE CERDO CON ALLIOLI DE SOBRASADA

INGREDIENTES: 
Un solomillo de cerdo cortado en medallones de 2 cm de grosor
Tiras de bacon o panceta 
Sal y pimienta
Azúcar moreno 

Para el Allioli de Sobrasada
1 huevo
1 diente de ajo
250 gr de aceite de girasol u oliva muy suave
Una pizca de sal
50 gr de sobrasada
2 cucharadas de miel

PREPARACIÓN:
Para hacer el allioli (sin Thermomix), ponemos en el vaso de la batidora el ajo pelado, el huevo, un poco de sal y el aceite. Metemos la batidora al fondo del vaso a máxima potencia sin moverla, cuando haya emulsionado podemos mover arriba y abajo hasta que quede con la consistencia deseada. Una vez ligada, añadimos la miel y la sobrasada, y batimos unos segundos más hasta que esté todo bien mezclado. 

Para hacer el allioli (con Thermomix), primero pesamos el aceite y reservamos. Ponemos en el vaso el ajo pelado, el huevo y un poco de sal y programamos a velocidad 4. Vamos añadiendo el aceite reservado poco a poco a través del bocal con el cubilete puesto. Es conveniente poner algo de peso en el cubilete (por ejemplo llenarlo hasta la mitad de agua) para evitar que entre demasiado aceite de golpe. Una vez ligada, añadimos la miel y la sobrasada, y batimos unos segundos más hasta que esté todo bien mezclado.

Precalentamos el horno a 200º

Cortamos el bacon en tiras a la medida de los medallones de solomillo. Enrollamos los medallones con bacon y los pillamos con palillos para que no se nos suelte.


Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite y cuando esté bien caliente, asamos los medallones por las dos caras. Cuando estén hechos, sazonamos con un poco de sal y los vamos disponiendo en una fuente de horno.

Ponemos encima de cada medallón el allioli y espolvoreamos un poco con azúcar moreno. Metemos la fuente en el horno precalentado y gratinamos al horno hasta que estén dorados.