Blogging tips

jueves, 22 de septiembre de 2016

TRES DESAYUNOS RICOS, SANOS Y FÁCILES CON AVENA

Hola a todo el mundo!!! Después de unos meses desaparecida, hoy por fin vuelvo con muchas ganas y fuerzas renovadas. Si me seguís por Facebook, sabréis que el motivo principal de mi ausencia fue por culpa de mi cámara de fotos... sí, sí, echadle toda la culpa a ella que se atrevió a romperse, justo cuando estaba en medio de una receta fantástica que nunca salió a la luz, aunque prometo que algún día lo hará. Claro que mi falta de tiempo y el verano de por medio, tampoco contribuyeron a que volviera antes, pero ahora sí que sí, ya estoy aquí... y amenazo con quedarme, jeje.

Para comenzar con buen pie, hoy os traigo tres fantásticos desayunos con avena que no solamente están deliciosos, son facilísimos de hacer y muy saludables, lo que nos ayudará a controlar esos kilos de más que nos suele dejar el verano a la mayoría... aunque sé de alguna que dice que adelgaza en verano, ya os digo yo que no es mi caso... y el vuestro??




Comenzamos con mi desayuno estrella desde hace dos veranos. Se trata de una avena reposada con manzana y canela que es absolutamente deliciosa. El motivo de llamarse reposada es porque la deberemos preparar la noche anterior para que repose hasta la mañana siguiente en la nevera, lo que hará que no sea necesaria la cocción de la avena. 

Ideal para épocas que hace calor, porque la puedes comer recién sacada de la nevera y para perezosos que desean dormir 10 minutos más. 


AVENA REPOSADA CON MANZANA Y CANELA

 

3 cucharadas soperas de avena
1 yogur natural (en mi caso desnatado)
125 ml de leche (puede ser vegetal)
Endulzante favorito (azúcar moreno, sirope de agave...)
Canela molida (a gusto)
1 manzana


PREPARACIÓN
Cómo os he dicho antes, esta receta lleva el adjetivo de reposada porque necesita estar toda la noche en la nevera para que la avena se hidrate, por lo que deberemos prepararla la víspera. 
Esta receta la suelo preparar en un bol, aunque reconozco que para el postureo de la foto queda muy bien en esta copa-tarro, vosotros decidís dónde prepararla.
Tan fácil como poner todos los ingredientes en un bol o tarro y mezclar (por supuesto, sobra decir que la manzana tendrá que estar cortada en trozos). Lo tapamos y dejamos reposar toda la noche en la nevera.
****


El siguiente desayuno es un poquito más laborioso, pero os prometo que no mucho más. Se trata de una riquísima avena con chocolate y frutos rojos que hará la delicia de los más golosos. Además os voy a enseñar a prepararla de dos maneras, para que nadie tenga excusa.

Ideal para cuando nos apetezca darnos un lujo en el desayuno, sin renunciar a comer sano.


AVENA CON CHOCOLATE Y FRUTOS ROJOS


3 cucharadas de avena
1 vaso de leche (más o menos el doble de líquido que de cereal)
1 cucharada de cacao en polvo (sin azúcar)
Frutos rojos (a tu elección)
Frutos secos (a tu elección)
Endulzante favorito (azúcar moreno, sirope de agave...)


PREPARACIÓN
En un cazo ponemos la avena y la leche y lo cocemos unos 10 minutos mientras vamos removiendo. Añadimos el cacao y dejamos un minuto más hasta que tenga la consistencia de una papilla.
Otra opción, confieso que es como lo hice yo esta vez y quedó genial, es poner la leche y la avena en un bol apto para el microondas, cocemos de 2 a 3 minutos (vamos controlando), añadimos el cacao, removemos y dejamos un minuto más.
Añadimos el endulzante elegido, yo sirope de agave, las fresas, los frutos rojos y los frutos secos elegidos.

****

He dejado para el final estas galletas de avena, plátano y coco que me han dejado flipando por lo ricas y fáciles que son. Además son sanas y nos ayudan con la operación bikini 2017 (jeje), así que ya estáis tardando en hacerlas.

Ideal para los amantes del plátano y del coco, pues sus dos sabores son los que más predominan. Se pueden conservar unos días dentro de una caja metálica u otro tipo de recipiente que para guardar galletas.

GALLETAS DE AVENA, PLÁTANO Y COCO


1 vaso de avena
1 vaso de coco rallado
2 plátanos (que no estén verdes)
1 cucharada de azúcar moreno (o endulzante favorito)
Opcional: pepitas de chocolate negro


PREPARACIÓN
Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo.
En un plato machacamos con un tenedor los plátanos. Nos debe salir la cantidad de un vaso de plátano machacado. En un bol ponemos el plátano, el coco rallado, la avena, las pepitas de chocolate y el azúcar y mezclamos todo junto. Al final amasamos un poco con las manos.
Con una cuchara (yo he utilizado una de servir helados) vamos haciendo bolas con la masa y la vamos colocando en la bandeja de horno con papel de hornear.
Aplastamos para darles forma a las galletas, yo he utilizado un vaso, y si es necesario retocamos los bordes un poco con los dedos.
Horneamos a 180ºC de 15 a 20 minutos o hasta que estén doradas.
Otra opción es, una vez frías, bañarlas con chocolate fundido y no poner las pepitas en la masa.

Fuente: Monstruorecetas