Blogging tips

lunes, 15 de febrero de 2016

TARTA DE HOJALDRE Y BIZCOCHO... con crema pastelera de mascarpone

Este fin de semana pasado hice esta tarta para el cumpleaños de mi madre y resultó un acierto. Os he comentado muchas veces sobre la pasión de mi madre por las tartas de hojaldre, e incluso os he enseñado varias de las que le he hecho para festejar su día, hace un par de años os mostré este Milhojas de crema y nata, y el año pasado le tocó el turno a la Tarta de Frutas, sin olvidarnos de su Roscón de Reyes favorito. Pues bien, en mi afán por encontrar una tarta que tuviese hojaldre, para sorprenderla este año, di con un delicioso pastel hecho a base de hojaldre, bizcocho y crema pastelera. Si os soy sincera, no me ha quedado muy claro su nombre, ya que en el canal de YouTube de Loli Domínguez ella lo describe como Pastel Alemán, aunque por la red hay más versiones cortados en porciones que les llaman Melicianos (o Milicianos) y que son típicos de Jerez. Ante la duda, he decidido ponerle el nombre de Tarta de hojaldre y bizcocho... y todos tan contentos, jeje


Os puedo asegurar que aunque son muchos ingredientes, su elaboración es muy fácil. Y si seguís los consejos que os daré al finalizar la receta, para que no cometáis los mismos errores que yo, estoy convencida que no vais a tener ningún problema. Además, si tenemos todos los elementos preparados del día anterior, su montaje es muy rápido. Los ingredientes principales son tres; hojaldre, una plancha de bizcocho genovés y crema pastelera para rellenar. Podéis hacerlo con vuestras recetas preferidas de bizcocho y de crema pastelera, pero yo os voy a enseñar aquí cómo lo hice yo con un genovés de almendras y una sutil crema pastelera de mascarpone.

 

TARTA DE HOJALDRE Y BIZCOCHO

INGREDIENTES
Para el bizcocho de almendras
20 gr de maizena
80 gr de harina
30 gr de almendra molida en polvo
 3 yemas
3 claras de huevo
1 huevo entero
130 gr de azúcar
ralladura de limón

Para el almíbar
100 gr de azúcar
100 gr de agua
Unas gotas de zumo de limón
Licor al gusto (opcional)

Para la crema pastelera de mascarpone
(Si haces la tarta rectangular necesitarás doble de crema)
4 yemas de huevo
250 ml de leche
250 ml de leche condensada
30 gr de Maizena
Piel de medio limón (solo la parte amarilla)
1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)
250 gr de Mascarpone

2 láminas de hojaldre

Para decorar (opcional)
Nata montada
Colorante rojo
Almendra

PREPARACIÓN
Preparamos el bizcocho
Tamizamos con un colador la mezcla de harinas y almendra molida. Reservamos. 


Batimos bien las claras y vamos incorporando 80 gr de azúcar poco a poco. Reservamos.
Si lo hacemos con Thermomix recordad que debemos de tener el vaso y la mariposa limpios de cualquier grasa, ponemos la mariposa sobre las cuchillas y echamos las claras, programamos 6 minutos, temperatura 37º, velocidad 3 ½ y vamos incorporando 80 gr de azúcar poco a poco por el bocal.


Batimos las yemas y el huevo, con 50 gr de azúcar y la ralladura de limón hasta conseguir una mezcla blanquecina.
Si lo hacemos con Thermomix, ponemos otra vez la mariposa en las cuchillas y programamos 6 minutos, temperatura 37º, velocidad 3 1/2. Quitamos la temperatura y volvemos a programar 6 minutos más sin temperatura y a velocidad 3 1/2.


En un bol grande, mezclamos cuidadosamente las claras con las yemas con una espátula y movimientos envolventes, y vamos incorporando poco a poco las harinas reservadas.


Echamos en una bandeja rectangular y alisamos. Precalentamos el horno a 200ºC, calor arriba y abajo, una vez precalentado el horno, bajamos la temperatura a 180ºC y horneamos durante 10-15 minutos, o hasta que veamos la superficie dorada.


Preparamos el almíbar
En un cazo ponemos los ingredientes del almíbar, excepto el licor. Llevamos a ebullición durante unos 10 minutos. Añadimos un poco de licor (opcional) y dejamos enfriar.
Si lo hacemos con Thermomix, ponemos todos los ingredientes del almíbar, excepto el licor, en el vaso y programamos 10 minutos, temperatura 100º, velocidad 2. Después le añadimos el licor al gusto.


Preparamos la crema pastelera de mascarpone
Diluimos en un poco de leche la Maizena y reservamos.


En un cazo a fuego medio ponemos las dos leches, la vainilla y la corteza de limón y ponemos a hervir un par de minutos. Quitamos la piel de limón y dejamos templar. En un cuenco, batimos las yemas de huevo y le vamos añadiendo poco a poco la leche reservada y la Maizena diluida. Ponemos toda esta mezcla en un cazo a fuego medio y sin dejar de batir con unas varillas de mano hasta que veamos que la crema ha espesado. Dejamos enfriar en un bol cubierta con papel film en contacto con la crema.
Si lo hacemos con Thermomix es muy sencillo, y es que este robot es ideal para estas preparaciones. Ponemos la mariposa en el vaso y añadimos las dos leches, la Maizena diluida, las yemas de huevo, la vainilla y la corteza de limón. Todos los ingredientes que estén a temperatura ambiente, si no es así puede que tardéis algunos minutos más en que espese la crema. Programamos 8 minutos, temperatura 90ºC, velocidad 2. Quitamos la piel de limón y dejamos enfriar, igualmente en un bol, cubierta con papel film en contacto con la crema.


Cuando esté templada la crema, añadimos el Mascarpone y removemos bien hasta que quede todo incorporado. Dejaremos enfriar en la nevera.

Montaje de la tarta. El orden es el siguiente; hojaldre, crema, bizcocho con almíbar, crema y hojaldre.
Hemos de decidir de qué tamaño y forma vamos a hacer la tarta. Yo al final opté por hacerla redonda y más pequeña, de unos 18 cms, ya que no somos muchos en casa y encima estamos todos a dieta, jeje.
Cortamos las láminas de hojaldre y el bizcocho de la misma medida (ojo, tened en cuenta que el hojaldre en el horno encoje... yo me acordé tarde y tuve que cortar más el bizcocho). Los pinchamos con un tenedor para que no suban demasiado y horneamos las dos láminas de hojaldre según las instrucciones del fabricante.


Cuando esté frío el hojaldre vamos a ir poniendo capas, comenzando por una de las láminas de hojaldre, añadimos la mitad de la crema pastelera, ponemos encima el bizcocho y empapamos el bizcocho con un poco de almíbar, añadimos el resto de la crema y por último la segunda lámina de hojaldre, para que quede lo más recto posible, esta lámina mejor la pondremos del revés. Presionamos un poco para que se peguen bien todas las capas, con cuidado que no se nos rompa el hojaldre.

Decoramos al gusto. Yo con nata (reservé una poca a la que le puse unas gotas de colorante para dar un toque de color) y unas pocas almendras.


Consejos:
- Cómo os he comentado arriba, yo al final me decidí por hacer la tarta de tamaño más pequeño, pero con las cantidades que os doy sale una tarta rectangular bastante grande, del mismo tamaño que la lámina de hojaldre. Excepto para la crema pastelera que, si optáis por hacer la versión más grande necesitaréis doblar las cantidades. Aunque también podéis hacer la primera capa de crema y la segunda de nata, eso os lo dejo a vuestra elección.
- Aunque la veáis muy pomposa decorada con nata, esta tarta también está ideal sin cubrir los laterales, en ese caso simplemente la espolvorearemos con azúcar glass por encima y, si nos gusta, un poco de canela. 
- Mi primer fallo, no caí en la cuenta de que el hojaldre en el horno encoje un poco, así que mejor lo cortamos un poco más grande que la medida que queramos y, sobretodo, cortaremos la forma al bizcocho cuando tengamos ya el hojaldre horneado. De esa forma nos saldrán las tres capas de la misma medida.
- Si vamos a cortar el hojaldre, es muy importante que no lo cortemos con un aro o similar, mejor lo haremos con un cuchillo bien afilado y sin arrastrar la masa de hojaldre. Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de que el hojaldre no suba por igual... y ese fue mi segundo error...



Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce