Blogging tips

miércoles, 8 de julio de 2015

CUPCAKES DE LIMA-LIMÓN SIN HORNO... desde la playa con amor

Hoy os traigo el último post antes de irme de vacaciones, como todos los años los meses de julio y agosto cierro el chiringuito hasta septiembre.  Y  también, como ya va siendo costumbre en mi blog, me despido desde Platja d’Aro, un precioso pueblo de la Costa Brava, con un post fresquito, fácil de hacer y sobretodo sin horno. En definitiva, una receta que podéis hacer perfectamente desde vuestro lugar de veraneo. Yo los hice en la terraza, así que más fáciles imposible.


Siguiendo la tónica del Cheesecake helado de frutos rojos, y de la Tarta de sandía (para verlas haz click en el nombre de la receta) llegan estos maravillosos cupcakes de lima y limón sin horno. Ideales para esta intensa ola de calor que estamos pasando.


 CUPCAKES DE LIMA-LIMÓN (al estilo pay de limón)


740 gr de leche condensada (1 bote)
250 gr de queso mascarpone (también puede ser Philadelphia)
2 limones y 4 limas
Galletas (yo escogí unas sin azúcar y con sabor a limón)
Nata montada con un poco de azúcar para decorar


PREPARACIÓN
Rallamos la piel de una lima y medio limón y hacemos un zumo con todos los cítricos. Reservamos.


En un bol mezclamos el queso junto con la leche condensada. Cuando ya no haya grumos, añadimos la ralladura de cítricos y vamos echando el zumo que teníamos reservado. Removemos.
Nota: Esta cantidad de zumo es a mi gusto, por lo que mi consejo es que vayas echando poco a poco y pruebes la mezcla, hasta conseguir que el balance de acidez y dulzor sea de tu agrado.


Conforme vayamos removiendo, veremos que la mezcla, gracias a la acidez de los limones, va espesando.


Ponemos las cápsulas en  una bandeja para cupcakes. Comenzamos primero poniendo una galleta y a continuación echamos un poco de la mezcla de mascarpone.


A continuación ponemos otra galleta y un poco más de mezcla hasta llegar a completar. Yo le puse dos capas de galletas.
Nota: Las galletas que yo escogí eran de la misma medida que las cápsulas, si no las encuentras de la medida, puedes ponerlas partidas sin problema.


Dejamos enfriar en la nevera, mínimo de 4 a 6 horas. Mejor aún de un día para otro.

Por último, decoramos con un poco de nata montada con azúcar al gusto. Yo además les puse un poco de ralladura de lima y media rodaja de la misma.


Y ya sólo me queda desearos un feliz verano a todos. Os espero a la vuelta.¡¡¡Sed felices!!!




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo



O en mi página del Facebook 



https://www.facebook.com/anadieamargaundulce