Blogging tips

jueves, 29 de enero de 2015

TARTA KitKat Y OREO... la tarta más fácil del mundo

El otro día, hablando con unas amigas sobre los cumpleaños de los peques, comentábamos sobre el hecho de que algunas de ellas no se atrevían a hacer la tarta de sus hijos. La verdad es que desde que Alex nació nunca he comprado una tarta para celebrar su cumple, ya que es una cosa que me gusta preparar a mí y la hago con todo el amor del mundo. Claro está que hay a quienes no les gusta nada la cocina y les estresa más que les relaja y es muy respetable, así que para ellos lo mejor es comprarlas, que los pasteleros de este país también tienen que ganarse la vida, jeje. Pero también están aquellos que no han hecho nunca una tarta y creen que es lo más difícil del mundo. Nada más lejos de la realidad. Elaborar una buena tarta requiere de tres cosas fundamentales; una buena receta, paciencia y práctica. Esto último se consigue con el tiempo, sobretodo en elaboraciones más complicadas. 

La tarta que os traigo hoy, la he prometido hace días a unas cuantas mamás a las que le asusta el tema repostero... a ver si los papás también se animan. Cuando les expliqué que para el cumple de Alex había hecho una tarta tan sencilla y resultona que podía hacerla cualquiera, no me creyeron. Pero existe y es tan fácil que hoy vengo sin receta.


Al preguntar a mi hijo de qué quería la tarta lo tuvo muy claro; chocolate y oreo. Así que me dispuse a hacer un bizcocho de chocolate, aquí veréis una receta que tengo en el blog de uno muy rico y esponjoso, pero podéis utilizar la receta que más os guste (aunque no sea de chocolate). Y para los que nunca han hecho un bizcocho en su vida y dudan, también hay cajas maravillosas en el Super de preparados para bizcocho que nos pueden sacar de más de un apuro.


Lo siguiente que pensé fue en el frosting que cubriría la tarta y que serviría de relleno y de "pegamento" para enganchar los KitKat alrededor. Lo tuve claro porque ya he utilizado esta combinación con este bizcocho y resulta una maravilla, y es el frosting de mascarpone y chocolate blanco de mi tarta de zanahoria que podéis ver aquí, y que es muy sencillo y rápido de preparar.

Teniendo esas dos elaboraciones preparadas, ya podéis deducir que el resto es coser y cantar. Enganchamos alrededor los mini KitKat (van de dos en dos) ayudándonos del frosting que hará a su vez de pegamento, ponemos una cinta alrededor, para asegurarnos que ningún KitKat se cae de su sitio cuando lo traslademos y por último hacemos unas rosetas con el frosting o, si aún no te atreves con la manga, otra opción es poner montoncitos con una cuchara alrededor y decoramos con unas mini galletas Oreo y unos fideos de chocolate.

Para una versión aún más sencilla, podemos llenar toda la parte de arriba de lacasitos o M&M's. Y aunque más vista, queda también muy bonita y colorida.



Para una tarta más alta, por ejemplo de tres capas, utilizamos KitKat normales en vez de mini. Sólo debemos tener la precaución de ir cortándolos de dos en dos para poder hacer bien la curva del pastel.




Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


martes, 20 de enero de 2015

KING CAKE VERSIÓN MINI... 29º Desafío en la Cocina

Comenzamos el año con un nuevo desafío, esta vez dulce, de la mano de mi queridísima Carolina del blog Tomillo, laurel y otras cosas de comer. Un contratiempo en su recuperación de la operación de su ojo, ha hecho que al final no pudiera terminar de hacerse cargo de este precioso y colorido desafío y que, incluso, haya tenido que posponer su entrada para más adelante. Aún así, mi guapísima Carolina es una luchadora nata y va a salir adelante. ¡Faltaría más!... Mi niña, este verano con rimel a la playa jajajaja

¿Y qué se le ocurrió para desafiarnos este mes de enero? Mes de dietas por excelencia... pues nada, una cosa sencillita y nada calórica jajaja. Aprovechando la época que estamos y que ya se acercan los carnavales, su propuesta fue un King Cake, un roscón típico de la zona de Nueva Orleans, que se toma desde la víspera de Reyes hasta el Mardi gras, el último día antes de la Cuaresma. Se caracteriza por sus tres colores tan llamativos como son el morado que representa la justicia, el verde que simboliza la fe y el amarillo representado el poder. Al igual que en nuestro Roscón de Reyes, también en su interior se haya una sorpresa, en este caso es la figurita de un bebé de plástico, y quien la encuentra es coronado rey y organiza la fiesta del siguiente año.


Yo para mi receta me decanté por unas cuanta variaciones que os paso a contar. La primera, hice una masa fácil, no me compliqué con fermentos y masas madres, con sólo dos levados cortos conseguí una masa esponjosa y muy rica. Básicamente es la fabulosa masa de las bambas de nata, pero enriqueciéndola con un huevo y dejándola levar un poco antes de formar. La segunda variación está en el interior, aunque casi todas las recetas son con un relleno compuesto por mantequilla, azúcar, canela y frutos secos, en alguna que otra receta, yo me decanté por una deliciosa compota de manzana, con azúcar y canela... ¿se os ocurre mejor combinación? riquísima y de paso le ahorramos un poco de grasa a la receta que ya tiene lo suyo.

Y la última singularidad de mi receta fue que me decidí por hacer el roscón en versión mini, mucho más cómodo para regalar e ir repartiendo, como el que no quiere la cosa, por ahí... "Vecina ¿tienes sal? de paso te dejo este pequeño roscón que he hecho"... Cuantas menos tentaciones a la vista mejor, que si no la operación que os contaba en el post pasado para no hundir el barco va a pasar a llamarse "Hundir la flota"...Frase cortesía de mi amiga Majo, más graciosa ella!!!! jajaja


MINI KING CAKE
INGREDIENTES para la masa 
250 gr de leche
50 gr de mantequilla
50 gr de azúcar
450 gr de harina con 1 cucharadita de sal
30 gr de levadura prensada
1 huevo


INGREDIENTES para el relleno
Azúcar moreno
Canela molida
Puré de manzana (manzanas cocidas con un poco de azúcar al gusto, podemos hacerlas también en el microondas en un recipiente apto y cortadas a cuadraditos. Una vez estén cocidas, las pasamos por la batidora y, si lo deseamos, les podemos añadir una cucharada de mantequilla)


INGREDIENTES para el glaseado de queso
100 gr de queso tipo Philadelphia 
100 gr de azúcar glas
30 gr de agua caliente


INGREDIENTES para la decoración
Azúcar verde, morado y amarillo (Yo las tenía, ya que las había comprado en CASA, pero si no las encontráis, es muy fácil de hacer azúcar de color. Sólo tenéis que poner el azúcar en un recipiente que cierre bien, o en una bolsa, añadir unas gotas de colorante al gusto y sacudir enérgicamente hasta que el azúcar se tiña completamente)


PREPARACIÓN de los mini roscones
1. Con Thermomix. Ponemos en el vaso la leche, la mantequilla, el azúcar y programamos 2 minutos, 37º, velocidad 2. Añadimos la levadura y el huevo y mezclamos unos segundos a velocidad 4. Añadimos la harina con la sal y mezclamos 15 segundos a velocidad 6 y amasamos 3 minutos en velocidad espiga. Dejamos levar la masa en el vaso de 45 minutos a una hora. Veremos que la masa sale por el bocal.
Sin Thermomix. Calentamos un poco la leche, la mantequilla y el azúcar, no tiene que hervir, y añadimos la levadura. Mezclamos bien unos segundos, mejor con unas varillas, hasta que la levadura se integre completamente y sin grumos. Añadimos el huevo y la harina con la sal y mezclamos. Ponemos sobre la encimera, con un poco de harina y amasamos unos minutos. Dejamos levar la masa en un recipìente cubierto con papel de plástico una hora o hasta que doble su volumen.
2. 
Sacamos la masa del vaso y, si queremos hacer la versión mini, la dividiremos en cuatro partes (incluso los podríais hacer más pequeños y hacer seis). Si vamos hacer la versión roscón grande, esto no será necesario.
3.
Estiramos la masa. En la versión mini haremos rectángulos de 25x15 cms y si hacemos el roscón entero, serán unos 25x50 cms aproximadamente.
4. Extendemos la compota en cada rectángulo.
5. Encima espolvoreamos el azúcar con la canela.

6. Enrollamos la masa.


7. La estiramos un poco más y le damos forma circular, escondiendo una de las puntas dentro de la otra.
8. Aquí vemos como el tamaño para la versión mini no debe ser más grande que nuestra mano, ya que aún falta otro levado.
9. Las vamos colocando encima de la bandeja de horno forrada con papel de hornear.
10. Dejamos levar hasta que doblen su volumen. Podemos dejarlos dentro del horno precalentado a 50ºC y apagado (que es lo que hago yo) o dejarlos fuera en un sitio cálido y lejos de corrientes de aire. Los míos estuvieron unos 45 minutos.
11. Una vez doblen el volumen, horneamos en horno precalentado a 180ºC de 15 a 20 minutos. Si hacemos el roscón entero, el tiempo de horneado aumentará de 20 a 30 minutos.



PREPARACIÓN de la glasa de queso
Ponemos en un bol el queso crema, junto con el azúcar y el agua caliente. Batimos hasta conseguir una consistencia homogénea.


MONTAJE
Encima de una rejilla para que escurra el exceso, bañamos los roscones con el glaseado de queso. Inmediatamente espolvoreamos con el azúcar, alternando los tres colores.


He de deciros que, aunque me gustó bastante la receta, para mi gusto le sobra el azúcar. Yo acabé quitándole toda el azúcar de encima. Creo que nuestro paladar aún no termina de acostumbrarse al dulzor más extremo de los gustos americanos. Por el contrario, la glasa de queso me encantó. Una glasa que pienso volver a repetir en cuanto se presente la ocasión. No recuerdo de dónde la cogí, pues la tenía anotada en una libreta, pero chapó por la receta.


Y aquí para veáis lo esponjoso que queda por dentro.


Podéis ver la maravillosa y colorida entrada con todos los King Cake de mis compañeros, pinchando en la imagen de abajo.

http://desafioenlacocina1.blogspot.com.es/2015/01/king-cake-29-desafio-en-la-cocina.html

Y por último, comentaros una buena noticia para todos aquellos blogs que estabais esperando para uniros a esta apasionante aventura culinaria. Después de tener el grupo DESAFÍO EN LA COCINA cerrado, volvemos a admitir nuevos blogs. Ahora mismo lo componemos 62 blogs de cocina y quedará abierto hasta completar los 75 blogs.

Así que si os apetece formar parte de nuestros desafíos, nada más fácil que mandar un correo a una de las desafiadoras:

Mabel (A nadie amarga un dulce)... yo misma:
mabelladeldulce@hotmail.es
M.Luz (Trasteando en mi cocina): 
trasteandoenmicocina@hotmail.com
Rocío (Chismes y cacharros):
rociosalan@gmail.com
Carmen, Mila y Nina (La cocina de Camilni):
lacocinadecamilni@yahoo.es

 
Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce


 

martes, 13 de enero de 2015

COMO HACER QUESO FRESCO SIN CUAJO... y suero de leche, dos recetas en una.

Ya estoy de vuelta para comenzar el año con ganas y miles de ideas que espero poder llevar a cabo. Este año mis propósitos para el 2015 son pocos y simples, de hecho son los mismos de cada año, los cuales olvido cuando llega febrero, jeje. Uno de esos propósitos, y creo que coincido con la mayoría, es la de comer más sano. Yo lo he llamado "Operación No Hundir el Barco" y es que a primeros de junio me voy de crucero a las Islas Griegas y hay que comenzar a ponerse las pilas. No quiero hacer dieta, ya que sé que me voy a cansar muy rápido de ella y no va a resultar, pero sí que me he propuesto comer más frutas, verduras y pescado y menos carne y harinas. Aún así, se aproximan varios cumpleaños y algún que otro acontecimiento, sin contar que tengo un peque en casa, y eso hará que el blog no se vea afectado y continúe haciendo honor a su nombre. Eso sí, yo procuraré sólo servirme una ración pequeñita, por aquello de que no es bueno pasar ansiedad, jajaja

  
La receta que os traigo hoy, la tengo pendiente hace un montón de tiempo y por una cosa u otra, nunca acababa de decidirme a hacerla. Hasta que el otro día me pregunta mi hijo; "¿ya se ha acabado la Navidad?" y yo "Sí ¿por qué lo preguntas?", y entonces me salta una frase que hace que me dé cuenta de adonde va a parar la memoria que voy perdiendo yo, "porque un día dijiste que cuando pasara Navidad ibas a hacer queso fresco". Os juro que yo no lo recuerdo, sí que quería hacer queso, llevo años queriendo hacerlo, pero no de que comentara que lo haría pasadas las Navidades y mucho menos que se lo dijera a mi peque de 6 años. Pero se ve que lo hice y él, que tiene la cabeza que parece una agenda, ahí está para recordármelo.



QUESO FRESCO SIN CUAJO

INGREDIENTES
2 litros de leche entera fresca, de la que venden en el frigorífico
2 yogures naturales, sin azúcar y de los más sencillos, ni griegos ni bífidus
El zumo de un limón
Opcional: 1 cucharadita de sal

Como era una prueba, no quise hacer la receta entera y que luego hubiese que tirarla, así que la hice con la mitad de ingredientes. Me dio para unos 200 gr de queso fresco. 


UTENSILIOS
Gasa hidrófila (en venta en farmacias)
Fuente o cuenco grande
Un colador
Pinza


PREPARACIÓN 
Calentamos la leche en un cazo. Si lo hacemos en Thermomix programamos 15 minutos, temperatura 90ºC, velocidad 2. Cuando la leche esté caliente, pero sin llegar a hervir, echamos los yogures y el zumo de limón y removemos, en Thermomix 30 segundos a velocidad 4. Dejamos en el fuego un par de minutos más y reservamos. En Thermomix programamos 2 minutos, temperatura 90º C, velocidad 2 y reservamos dentro del vaso. 

Poco a poco, veremos como se va separando el suero. Aunque aún no lo colaremos, debemos de tener paciencia ya que no podremos colarlo hasta que veamos dicho suero amarillento. En el caso de que nos cueste, volveremos a calentar unos minutos más la leche.


Aquí os voy a contar mi experiencia, por lo que digo que lo importante aquí es la paciencia. Yo ese día había quedado y como llegaba la hora de irme y el dichoso suero no había manera de ponerse amarillo, decidí tapar el vaso con la tapadera y dejarlo así hasta que volviese. En total estuve fuera 5 horas, pero a la vuelta ya se había puesto como la foto de abajo. Perdón por la mala calidad de dicha foto pero es que ya era de noche y apenas tenía luz en la cocina.


Preparamos un cuenco con un colador y una gasa y colamos el cuajo, intentando escurrir el máximo posible de suero.


Aquí un truco que os voy a dar y que a mí me fue de ayuda. Como no tenía el paño de gasa hidrófila de tamaño grande, decidí usar unas vendas que tenía por casa, por supuesto sin usar, eh?. Simplemente fui haciendo un zigzag con ella hasta que tuve la amplitud deseada. Eso sí, procurando superponerlas lo suficiente para que no se me saliera nada.


Escurrimos y reservamos el suero por otro lado. Volvemos a colocarlo en el cestillo y ponemos una pinza para que sujete bien.


Ponemos un peso encima y reservamos una media hora en la nevera. Durante ese tiempo aún irá cayendo suero.


El suero que nos queda, lo podemos reservar bien tapado en la nevera y, por lo que he leído, puede durar hasta seis meses. Nos va a venir genial para aumentar la esponjosidad y realzar el sabor en bizcochos y algunos panes. Este suero de leche lo podemos usar perfectamente en todas aquellas recetas en las que nos pida buttermilk, por ejemplo la Tarta Red Velvet.


Claro que si lo que preferimos es bebérnoslo, debemos saber que tiene efectos depurativos y elimina sustancias tóxicas para el organismo. Además es favorable para el buen funcionamiento del hígado y del riñón y ayuda al buen estado de la flora intestinal, así como favorece la pérdida de peso y conserva el tono muscular... vamos la Joya de la Corona... ni se os ocurra tirarlo!!!


Pasada la media hora, lo abrimos y le añadimos un poco de sal al gusto. Lo vamos desmenuzando y lo metemos en el molde deseado, procurando apretar bien. Lo dejamos mínimo toda la noche. Desmoldamos y servimos. 

Pruébalo para desayunar o merendar en una tostada integral con tu fruta preferida y un poco de miel o jarabe de arce. Delicioso.



y http://www.nutricion.pro/alimentos/beneficios-del-suero-de-leche

Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce