Blogging tips

miércoles, 28 de noviembre de 2012

TARTALETAS DE TORTILLA DE PATATAS.... igual para un roto que para un descosido

Lo que os traigo hoy es una de esas recetas con las que quedas como una reina (o un rey), con un mínimo de dificultad y de ingredientes. Que estamos en una época difícil, dónde miramos cada euro que nos gastamos, eso es indiscutible, pero deseamos continuar disfrutando de la cocina y sorprendiendo a nuestros comensales, por eso creo que esta receta, para los que no la conozcáis, os va a encantar.

Al hacerse en el horno, es ideal incluso para aquellos a los que aún se os resiste el cuajado de la tortilla de patatas. A mi amiga Majo, por ejemplo. Ella es capaz de hacerte cualquier plato, esté o no inventado, que te vas a chupar los dedos… pero la tortilla de patatas, no le sale!!. Después de consultar a Iker Jiménez este fenómeno tan inexplicable y no llegar a ninguna conclusión (un misterio que quedará para la Humanidad al estilo de cómo se escribe el 0 en números romanos, o por qué las mujeres abrimos las boca cuando nos ponemos el rimmel), he decidido regalarle esta receta. 

Majo…. ¡¡Ya no tienes excusa!!

TARTALETAS DE TORTILLA DE PATATAS y sobrasada

INGREDIENTES
8 obleas de empanadillas (tipo la Cocinera) 
4 patatas
1 cebollita
4 huevos
Sal
Aceite de oliva
Un poco de sobrasada
Queso rallado para espolvorear por encima

PREPARACIÓN
Precalentamos el horno a 180º. 
Preparamos las patatas y la cebolla y las cortamos como para hacer tortilla, cada uno que lo haga a su manera, a mí me gusta cortarlas en rodajitas finas. Salamos y freímos a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que las notemos blanditas y un poco doradas. Escurrimos de aceite y las ponemos en un bol, le añadimos los huevos batidos con un poco de sal y mezclamos.

1. Colocamos las obleas de empanadillas en un molde para muffins o similar.
2.   Ponemos un poco de sobrasada en el fondo. Podemos cambiarlo por otra cosa que nos guste, como jamón, bacon, chorizo. 
3. Echamos el preparado de tortilla en cada tartaleta.

Espolvoreamos con queso rallado y horneamos aproximadamente durante 20 minutos.

Et voilà!!!! Mirad qué jugoso queda. Os garantizo que es un entrante delicioso, y acompañado de una ensalada, puede ser un primer plato en día de fiesta o una cena fantástica.

Con esta receta quiero participar en el concurso que organiza el blog de mis guapísimas hermanas de La Cocina de Camilni.


Creo que cumple a la perfección con el requisito de ser una receta con ingredientes básicos y económicos al alcance de todos, ¿verdad?

Hermanas... ¿¿quién abre la boca primero??? jeje

****Reeditado**** 
Esta receta ha sido la ganadora del concurso de Pyrex. 
Muchas gracias a todos por vuestras felicitaciones, a La Cocina de Camilni por organizar el concurso y a Pyrex por su elección.


Y por último, me gustaría mencionaros que en las últimas semanas he recibido muchos premios de blogs amigos que han pensado en mí para otorgármelos. Aunque pienso visitaros para daros las gracias por acordaros de mí y pensar que me los pueda merecer, debido al escaso tiempo del que últimamente dispongo para dedicarlo al blog, he decidido no publicar a partir de ahora ningún premio, ni seguir cadenas de preguntas. No quiero parecer desagradecida, de verdad que os lo agradezco infinitamente, pero he tomado esta decisión que espero que entendáis.

Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

mabelladeldulce@hotmail.es

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce
 

martes, 20 de noviembre de 2012

RISOTTO NEGRO... Séptimo Desafío en la Cocina

O el tiempo pasa muy deprisa, o soy yo que últimamente voy como una moto, pero ya estamos a día 20 y con él llega ¡¡el DESAFÍO!! 

Como ya hicimos el mes pasado, las desafiadoras volvimos a innovar con nuestra propuesta, esta vez salada. Después de estrujarnos las neuronas, una cosa nos quedó clara, este desafío iba a ser Internacional. Después de una dura batalla entre México e Italia, al más puro estilo Mundial de fútbol, al final la vencedora fue la cocina italiana. Dijimos a todos los cocineros del Desafío que eligieran un número, sin que supieran para qué, y ese número iba asignado a una de las tres recetas propuestas: PIADINA, RISOTTO y PASTA AL PESTO. El día 1 descubrimos la sorpresa y enviamos un email con la receta que tocaba a cada blog. El nº 22 tuvo la culpa y el risotto se vino a casa, cual muñeca Chochona de la tómbola. Así que aproveché para hacer un arroz que hacía tiempo tenía en mente... y salió esto!! 

Os puedo asegurar que no quedó ni el cuenco, una rica tulipa de mozzarella y parmesano que le da un toque original y delicioso al plato. Ideal por si queremos pegar el pelotazo cuando tenemos invitados.

E cuando arrivo a casa... 


RISOTTO NEGRO

INGREDIENTES (para 4 personas)
50 gr de queso parmesano
60 gr de chalota
1 diente de ajo 
30 gr de aceite
300 gr de sepia
1/2 vaso de vino blanco
400 gr de arroz de grano redondo (para esta receta usé uno especial para risottos, Riso Arborio de Gallo)
1 cucharada de tinta de calamar
830 gr de caldo hirviendo de pescado o verduras
Sal
12 gambas peladas
100 gr de nata
60 gr de queso parmesamo

Opcional:  podemos decorar el risotto con unas gambas y las patas de la sepia a la plancha, y servirlo con un poco de allioli.

PREPARACIÓN

Con Thermomix
Primero rallaremos el parmesano poniéndolo en el vaso y triturando 10-15 segundos a velocidad 8. Retiramos del vaso y reservamos.
Ponemos la chalota (o cebolla), el ajo y el aceite y trituramos 4 segundos a velocidad 5. Sofreímos 5 minutos a temperatura 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Quitamos el cubilete, y en su lugar ponemos el cestillo para que no salpique.
Incorporamos la sepia (cortada a trozos y limpia) y programamos 6 minutos, temperatura 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Vertemos el vino y programamos 5 minutos, temperatura 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Seguimos sin poner el cubilete, para facilitar la evaporación del alcohol.
Agregamos el arroz y la tinta y rehogamos 2 minutos, temperatura 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Añadimos el caldo hirviendo y la sal (si fuera necesario) y programamos 12 minutos, temperatura 100º, giro a la izquierda, velocidad 1.  Si decidimos ponerle gambas, las echaremos, dos o tres minutos antes de finalizar el tiempo, por el bocal.
Añadimos la nata y programamos 1 minuto, temperatura 90º, giro a la izquierda, velocidad 1.
Echamos en una fuente y añadimos el parmesano rallado. Mezclamos y servimos inmediatamente.


Sin Thermomix
Primero rallaremos el parmesano y lo reservamos.
Picamos la chalota (o cebolla) y el ajo, los echamos  en una cazuela y le añadimos 30 gr de aceite. Sofreímos. 
Cuando veamos la cebolla bastante transparente, agregamos la sepia y rehogamos 5 minutos más. Vertemos el vino y dejamos que evapore el alcohol.
Añadimos el arroz junto con la tinta y seguimos rehogando un poco más. Añadimos el caldo hirviendo y la sal (si fuera necesario). Al hacerlo sin Thermomix, lo ideal es que vayamos echando el caldo poco a poco, conforme el arroz nos lo vaya pidiendo, y removiendo continuamente. Si decidimos ponerle gambas, las echaremos cuando nos quede un par de minutos de cocción.
Añadimos la nata.
Echamos en una fuente y añadimos el parmesano rallado. Mezclamos y servimos inmediatamente.

PARA LAS TULIPAS DE QUESO

En una sartén antiadherente echamos una capa de queso parmesano rallado y/u otro queso al gusto que funda bien. Ponemos en el fuego, sin mover, hasta que el queso se funda y tome color dorado en la base.
Al lado, tendremos preparado un cuenco boca abajo para que nos haga de molde
Con la ayuda de una espátula, retiramos el queso y rápido la ponemos encima del cuenco que tenemos preparado, con la parte dorada hacia arriba. Nos ayudaremos de un trapo para darle la forma con las manos. Este paso lo haremos con cuidado de no quemarnos.
Al enfriarse el queso se endurece y tomará la forma del cuenco.


Si os habéis quedado con las ganas y queréis ver más recetas del Desafío Italiano, sólo tenéis que pinchar aquí.



Y os recuerdo que si tenéis un blog de cocina, que se encuentre activo los últimos 6 meses, y queréis participar en los desafíos, sólo tenéis que mandarnos un mail a cualquiera de las desafiadoras:
A nadie le amarga un dulce (es decir a mí)

El siguiente desafío será el 20 de diciembre, unos días antes de Navidad,  y toca dulce propuesto por nuestra querida Carolina... yo de vosotros, no me lo perdería ¡¡que la cosa promete!!

Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

mabelladeldulce@hotmail.es

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce
 

miércoles, 14 de noviembre de 2012

PLUM CAKE DE CALABAZA Y CHOCOLATE... caído en el olvido

La fotografía nunca ha sido lo mío. Ni me gusta hacer fotografías ni posar en ellas, es oír la frase “ponte ahí que te hago una foto” y automáticamente mi cara se transforma, se pone rígida y miro a la cámara con angustia… creo que en mi antigua vida pertenecía a alguna tribu aborigen de esas que creían que una foto te puede robar el alma, porque si no, no entiendo esa animadversión, jeje

Aunque el blog ha conseguido reconciliarme un poco con esta actividad, reconozco que es un tema que sigue costándome. No me importa nada meterme en la cocina y experimentar en ella, es algo que me gusta. Tampoco llevo mal el pensar en un tema para hablar en cada entrada, aunque reconozco que a veces la inspiración me falla y no sé muy bien qué contaros (obligación, por otra parte, impuesta por mí solita, quién me manda a mí no poner sólo la receta… jeje). Pero el momento foto…¡¡eso es harina de otro costal!!, que si prepara el “escenario”, que si tira quinientas mil fotos desde cualquier ángulo, que si súbete a una silla para hacer una vista panorámica del plato, que si ahora tírate al suelo para tener una visión desde abajo… las posturas son infinitas, y el tiempo hasta que tu familia puede degustar el plato también. Mi hijo ya está acostumbrado, no en vano, tenía 2 añitos cuando comencé en este mundillo y desde entonces me ha visto hacer más de una vez “el ganso” para sacar una foto decente, aunque le tengo prohibido hablar en el cole de la “extraña afición” de su mamá… jajaja 

El caso es que el otro día, revisando antiguas fotos, me di cuenta de dos cosas. La primera es que en mi blog, el tema fotos sigue estando muy estancado, tengo fotos de hace un año mejores que las que hago últimamente...  y la segunda, es esta receta que no tenía publicada y que hice el año pasado, supongo que cuando la quise publicar ya había pasado el tiempo de calabazas y cayó en el olvido… hasta ahora, que la quise repetir porque está deliciosa, y me dí cuenta. Y es que como dice el refrán; ¡¡Más vale tarde que nunca!!
 


PLUM CAKE DE CALABAZA Y CHOCOLATE

INGREDIENTES
200 gr de calabaza
250 gr de harina
1 sobre de levadura química (tipo Royal)
Una cucharadita de jengibre rallado o en polvo (opcional) 
Un pellizco de sal
250 gr de azúcar 
3 huevos
60 gr de aceite
120 gr de queso fresco (o queso de untar)
25 gr de cacao puro (tipo Valor)


PREPARACIÓN 
Precalentamos el horno a 180ºC.
Cortamos en tacos la calabaza y cocemos en el microondas durante 5 minutos a potencia máxima (dependiendo del microondas puede que varíe el tiempo de cocción, así que si vemos que no está blanda, programamos un minuto más). También podemos cocer la calabaza al fuego en un cazo con agua. Escurrimos bien. 

Con Thermomix
Tamizamos la harina junto con la levadura, la sal y el jengibre, lo haremos durante 15 segundos a velocidad 10. Sacamos del vaso y reservamos.
Echamos en el vaso la calabaza, el azúcar y los huevos, y batimos durante 20 segundos a velocidad 6. Agregamos el aceite y el queso y volvemos a programar 20 segundos a velocidad 6. Añadimos la mezcla de harina que teníamos tamizada y mezclamos 15 segundos a velocidad 4, si no queda todo uniforme, bajamos los restos de las paredes y repetimos la operación.
Sacamos la mitad de la masa y agregamos el cacao a la masa que queda en el vaso, volvemos a mezclar 10 segundos a velocidad 4.
 

Sin Thermomix
Tamizamos la harina junto con la levadura, la sal y el jengibre, pasándolos por un cedazo o colador. Reservamos.
Echamos en un bol la calabaza, el azúcar y los huevos, y batimos.
Agregamos el aceite y el queso y volvemos a batir. Añadimos la mezcla de harina que teníamos tamizada y mezclamos hasta integrar.
Sacamos la mitad de la masa y agregamos el cacao a la masa que queda en el bol, volvemos a mezclar hasta integrar.


Para conseguir el efecto marmolado, vertemos las dos mezclas, en un molde engrasado, echando primero una masa y luego la otra, alternando las capas.

Horneamos a 180ºC, de 30 a 40 minutos, dependiendo del horno y el molde elegido. Comprobamos la cocción pinchándolo con una aguja o palo de brocheta, hasta que salga limpio.

Opcionalmente: Podemos darle un baño de chocolate (yo lo hice) que le queda fenomenal. Para ello, calentaremos un poco de leche con una cucharada de mantequilla y, cuando esta se haya disuelto, le añadiremos media tableta de chocolate en trozos e iremos removiendo hasta derretir (lo podemos hacer también en el microondas a intervalos de 30 segundos).

Si quieres hacerme un comentario o tienes alguna duda, puedes hacerlo a través de mi correo

mabelladeldulce@hotmail.es

O en mi página del Facebook 

https://www.facebook.com/anadieamargaundulce