Blogging tips

jueves, 12 de abril de 2012

TARTA DE PAÑALES Y MACETA DE CHOCOLATE... un regalo para sorprender


Supongo que después de 10 días con la entrada anterior puesta, ya habréis pasado todos a ver mi salsa en el blog de Las Salsas de la Vida, no? jeje... pues aunque no os lo creáis, no os he dejado la entrada durante tanto tiempo para hacerme propaganda... no, no.

El motivo no ha sido otro que un viaje relámpago que hemos hecho para conocer a mi sobrinito. Hace 22 días que nació y aún no habíamos podido ir a verlo.  

Alex fue todo el camino impaciente por conocer a su primo, supongo que creía que podrían jugar al fútbol o a los coches. Así que cuando por fin logró conocerle, nos miró a todos y exclamó "¡¡pero si es un muñequito!!" jeje

El caso es que a la vuelta, me acordé del regalo que le hice este verano a mi amiga Imma cuando nació su peque. Aunque en principio no tenía pensado en publicarlo, (de ahí las fotos con puerta de la terraza incluida jajaja), al final me he decidido a hacerlo, ya que creo que es un detalle que logra sorprender. Seguro que más de uno podrá aprovechar la idea.


TARTA DE PAÑALES

MATERIALES
Pañales
Base de cartón para tartas
2 cartones de rollo cocina

Tijeras
Gomas elásticas

Cordel
Celofan
Cinta de colores para los lazos

Grapadora
Regalitos varios (yo puse un biberón de agua, un mordedor, un gel de baño, unos peines y un osito)


PREPARACIÓN
Enrollamos los pañales de uno en uno y los sujetamos con una goma elástica. No me acuerdo cuántos pañales usé, pero más o menos necesitarás unos 65 o 70 pañales para hacer una tarta de 4 pisos. Aunque el número dependerá de lo ancho de la base.

Unimos, con ayuda del celo, el rollo de cocina a la base para tartas. De esta manera conseguiremos la estructura de nuestra tarta (para verlo más claro pincha aquí, Alegna, de La Casita Verde, te lo explica muy fácil).

Colocamos los pañales sobre la base cubriendo toda la superficie de cartón, para que no se caigan mientras haces el segundo piso, puedes sujetarlos con un cordel. Recuerda que el segundo piso debe ser un poco más pequeño que el anterior y así sucesivamente. Ahora podemos colocar algunos regalitos, ayudándote de la cuerda que abarca cada piso y/o quitando algún pañal si fuera necesario.

A continuación rodeamos cada piso con una cinta de color y le hacemos un lazo (para fijar el nudo puedes ayudarte con la grapadora). Una vez colocados los lazos, envolvemos la tarta con el papel celofan y un lazo más ancho.


MACETA DE CHOCOLATE
Para la maceta de chocolate, compré un tiesto de cerámica, lo lavé en el lavavajillas y lo cubrí con papel film de cocina. A continuación hice una plancha de bizcocho de chocolate (tenéis una receta aquí) y corté círculos del mismo tamaño que el tiesto.

Como no puede ir a la nevera, lo ideal es que los rellenéis de Nocilla o mermelada, en este caso hice una capa de cada y la terminé con Nocilla.

Por último, trituré unas galletas Oreo, para simular la tierra, y se la eché por encima, junto con unas peladillas blancas.

Para las flores hice unas galletas, las corté con forma de flor y las horneé con una brocheta en medio para luego poder clavarlas en la maceta.

Como hace tanto tiempo, ahora no recuerdo la receta de las galletas, pero podéis hacer vuestra receta preferida. Eso sí, antes de hornearlas, les quité el centro y coloqué un trocito de caramelo para que se derritiera con el calor del horno.


¿No me digáis que no es original y práctico?... Pero lo mejor de todo, la cara que ponen cuándo dices que el regalo es una tarta que no se come y una maceta comestible!! No tiene precio!!